El expelotero de grandes ligas, Carlos Delgado, participó de la apertura del evento. (semisquare-x3)
El expelotero de grandes ligas, Carlos Delgado, participó de la apertura del evento. (Gerald López Cepero)

La sexta edición de Puerto Rico Investment Summit arrancó ayer en el renovado El San Juan Hotel, con un mensaje en el que coincidieron manejadores de fondos, inversionistas, expertos financieros y representantes del gobierno: el momento para invertir en Puerto Rico es ahora.

Es una movida inteligente invertir en Puerto Rico en este momento”, afirmó - por ejemplo- James Connor, CEO de Acrecent Financial, quien afirmó que se han alineado gobierno, visibilidad y oportunidades para que así sea.

Connor aclaró, además, que aunque se realicen inversiones con la intención de tener impacto social ello no implica renunciar a las expectativas de ganancias, sino conseguir que donde se despliegue el capital también se logren mejoras socioeconómicas importantes.

La diferencia (en las inversiones de impacto) es que tenemos varias motivaciones, claro que está el retorno financiero, pero también el impacto social y la conservación de la isla para las futuras generaciones”, explicó Jennifer Pryce, presidenta de Calvert Impact Capital, firma que tras unos 25 años de operación hizo recientemente su primera inversión en Puerto Rico.

Pryce indicó que el huracán María resultó en aumentar el factor de reconocimiento de Puerto Rico y motivó a muchos inversionistas a pedir opciones para redirigir parte de sus activos a fondos o iniciativas que ayuden a la isla.

De ese interés surgió el LIFTPuerto Rico Business Impact Fund, que busca estabilizar negocios, salvar empleos y ayudar a frenar la migración. Lo hace convirtiendo en préstamos que origina Acrecent.

Por su parte, Connor afirmó que el hecho de que la comunidad empresarial local haya sobrevivido 15 años de contracción económica -antes del golpe de María- opera como un reductor de riesgo, porque esos empresarios están “probados en la batalla”.

Acrecent ha provisto en tiempos recientes más de $38 millones en financiamiento a una treintena de compañías locales y aumentado en $35 millones adicionales su capacidad para ofrecer soluciones de capital para pymes en Puerto Rico, según ha informado la propia compañía.

Con el llamado a aprovechar la coyuntura de Puerto Rico coincidió Ryan Christiansen, de la firma de bienes raíces comerciales que lleva su apellido, quien afirmó: “Estamos al borde de la recuperación. El momento de invertir es ahora”.

En cuanto a la inversión china en Latinoamérica y el Caribe, propiciada por la “Belt and Road Initiative” que instituyó el gobierno de Beijing desde 2013, Chris Renn, socio de Sovereign Infrastructure Group, reconoció que la disponibilidad y abundancia de capital chino en la región sí abre posibilidades enormes de avanzar proyectos ambiciosos en infraestructura, pero requiere algo de cautela. Esto responde a que, según explicó en un aparte con Negocios, muchas firmas de desarrollo chinas se embarcan en proyectos multimillonarios sin mediar estudios ambientales ni de mercado, sencillamente porque tienen la capacidad para ejecutarlos y encaran un riesgo mínimo que les absorbe la banca y el gobierno chinos.

“Lo que se debe hacer es involucrar más instituciones financieras internacionales, porque son más experimentadas en hacer los estudios de mercado y la investigación previa”, recomendó indicando que ello también aportará mayor transparencia al hacer negocios.

“No hay que rechazar ese dinero porque es dinero que no pueden obtener de ningún otro lugar”, recalcó. La alternativa es usar la disponibilidad del capital chino “de forma más inteligente” y mesurada. Y, tras salvar las diferencias con el mercado de Puerto Rico que está bajo la jurisdicción de Estados Unidos, sugirió que esta lección debe guiar también las interacciones locales con los inversionistas de China.

Según la información compartida por los organizadores del evento, Renn será uno de los miembros inaugurales de la Cámara de Comercio de China en Puerto Rico, entidad que promoverá el comercio y la inversión con el gigante asiático.

A su vez, Renn es asesor en Renatus Advisors, una firma que -entre otras líneas de negocio- trabaja en crisis de deuda pública, en manejar activos de alto riesgo y en guiar a clientes para solicitar, obtener y manejar subvenciones de FEMA y otras fuentes de fondos de recuperación tras desastres.

Renatus opera esa línea de negocio en Puerto Rico.

En la tarde, el CEO de la firma de subcontratación 123Employee, Daven Michaels, compartió su experiencia de haberse relocalizado en Puerto Rico: “Las condiciones del tiempo son increíbles, la belleza natural no tiene comparación y la comida es sublime pero lo más grande de Puerto Rico, lo mejor, es la gente”. El empresario también elogió el hecho de que el cuidado médico no sea tan costoso como en Estados Unidos.

123Employee es una firma de subcontratación de asistentes virtuales que ayudan a empresas de todo tamaño a suplir servicios diversos, como telemercadeo, investigación, manejo de cuentas de redes sociales y extracción de datos.

El programa federal de zonas de oportunidad fue abordado desde la perspectiva tributaria y legal con representantes de DLA Piper, Kevane Grant Thornton y el bufete Pietrantoni Méndez & Álvarez. Mientras, el lado de identificar inversiones cualificadas lo discutieron Margaret Anadu, jefa del grupo de inversión urbana de Goldman Sachs, y Dennise Flores, socia tributaria de PwC.

Enfoque financiero

El evento, organizado por la firma local Adworks que lidera Brenda González Santini, continúa hoy con sesiones sobre cómo hacer realidad la mudanza a Puerto Rico, la contratación de capital humano o la inversión.

La jornada también incluye un foro de servicios financieros que profundiza en los servicios de la banca internacional, la industria de seguros, el manejo de inversiones, el sistema contributivo y el estatus tributario.

El principal orador en este foro será el comisionado de Instituciones Financieras, George Joyner.


💬Ver 0 comentarios