La Asociación de Comercios Al Detal es una de las que está solicitando que se le permita a los comercios abrir el domingo. (Gerald López Cepero)

En el sector privado hay consenso para que el gobierno permita la reapertura de los negocios, de forma escalonada y protegiendo la salud de empleados y clientes; aunque no todos concurren en cómo hacerlo.

Por un lado, la Asociación de Comercio al Detal (ACDET) -que representa mayormente a las cadenas de tiendas estadounidenses que operan en la isla- pide que se permita a los supermercados abrir los domingos, por el otro la Cámara de Mercadeo,Industria y Distribución de Alimentos (MIDA) -que representa al sector de supermercados- señala que la mayoría de sus socios entiende que, por ahora, el cierre dominical es conveniente en momentos del COVID-19.

“En estos momentos hay diversidad de opiniones entre los socios de MIDA sobre los domingos. La mayoría aun piensa que el cierre dominical es adecuado como parte de las estrategias de respuesta a la pandemia”, expresó Manuel Reyes, vicepresidente ejecutivo de MIDA, quien dijo que el sector prefiere que se extienda el horario de operaciones el resto de los seis días.

Reyes reconoció que hay una preocupación generalizada con las medidas adicionales que el gobierno impuso “sin discutir su impacto acumulado con la industria. En la medida en que se comience a abrir la economía, algo que apoyamos y entendemos necesario, deben evaluarse todas las medidas impuestas hasta el momento, comenzando con expandir las horas diarias de compra”.

“Si se permite la apertura de otros sectores que vendan alimentos domingos, pues debe aplicarse a todos por igual para evitar competencia desleal. En todo caso, la industria acatará las determinaciones del gobierno”, agregó el vicepresidente de MIDA.

De otro lado, Antonio Rosado, economista de la ACDET, indicó que se le ha solicitado a la gobernadora Wanda Vázquez que incluya en su nueva Orden Ejecutiva que los comercios esenciales puedan abrir nuevamente los domingos. Rosado menciona entre los comercios esenciales a supermercados, estaciones de gasolina y farmacias.

No obstante, la Orden Ejecutiva vigente permite a los últimos dos operar los domingos, aunque de forma limitada (las gasolineras solo pueden vender gasolina y las farmacias medicamentos y artículos de higiene). Mientras en el caso de los supermercados fue MIDA la que pidió permanecer cerrados ese día en lo que se controla la pandemia.

Rosado estimó en $203 millones la nómina que dejan de pagar los domingos los tres sectores arriba mencionados. Dijo que suman 4,474 establecimientos y casi 73,000 empleos.

“Cuando se hizo el pedido de cerrar los domingos para reabastecer y hacer labores de limpieza en los supermercados, fue en un momento muy necesario. Hoy día, estamos tratando de retomar la normalidad, la cadena de suministros y labores de adaptación y limpieza se han estabilizado, por lo que debemos pensar incluir nuevamente los domingos como días hábiles para evitar una pérdida mayor en los trabajadores”, manifestó el economista.

Por su parte, Iván Báez, presidente de la ACDET, indicó que “estamos de acuerdo que debemos ir moviéndonos a reactivar la economía del país de forma escalonada y responsable para evitar una crisis alimentaria. Debemos permitir que los miles de personas sin trabajo puedan emplearse nuevamente, y los domingos representan esa oportunidad para que la ciudadanía pueda llevar el sustento a sus hogares”, expresó Báez, quien es también el director de Asuntos Públicos y Gubernamentales de Walmart Puerto Rico.

La presidenta de la Asociación de Productos de Puerto Rico, Liliana Cubano, indicó que “el comercio y los productores del país han mostrado un gran sentido de responsabilidad manejando la seguridad y salud de sus trabajadores durante las pasadas semanas críticas, y un paso lógico en la flexibilización de la economía es permitir que las actividades comerciales esenciales, que se están llevando a cabo en la semana, vuelvan a realizarse los domingos. Esto representará un gran alivio para todos los trabajadores de primera línea y primeros respondedores que solo cuentan con los domingos para hacer sus compras de alimentos y artículos esenciales”.

Mientras, Héctor Iván Cordero, presidente de la Asociación de Agricultores de Puerto Rico, sostuvo que los agricultores del país trabajan los siete días para que las cosechas no se pierdan. “Hemos sido fuertemente golpeados por esta pandemia, con miles de libras de cosechas y productos perdidos. Mientras más días disponibles tenga el comercio, nuestro sector puede re emplear y mantenerse batallando en medio de este gran reto”, señaló.

“Si todos colaboramos, salvamos vidas y podemos lograr que miles de empleados lleven ingreso a sus hogares nuevamente en momentos en que las ayudas federales y el desempleo no están llegando a la población con la agilidad que debieran”, agregó Cordero.


💬Ver 0 comentarios