Un trabajador con traje de protección controla un gran rociador de desinfectante mientras sanean una escuela que suspendió las clases. (AP)

Las economías más grandes del mundo dieron más señales preocupantes el lunes, cuando la ansiedad en torno al brote del coronavirus hizo caer las bolsas y los precios del crudo y provocó cierres en lugares como la Capilla Sixtina y escuelas de Arabia Saudí.

Las acciones en Asia y Oriente Medio, así como los futuros en Estados Unidos, cayeron de forma brusca el lunes, y los datos económicos de Japón y China avivaron la preocupación en una crisis que afectaba a personas de todo el mundo.

"Tenemos una quinta parte del trabajo de antes", dijo Cheng Sheng, que ayuda a gestionar un puesto de comida en Beijing que vente salchichas y tallarines. "Hay muchos menos peatones. No hay gente".

El declive económico se atribuyó al menos en parte al virus que ha infectado a más de 110,000 personas, con casos en más de la mitad de los países del planeta y focos de infección repartidos por todo el mundo.

En Estados Unidos, donde se reportaron más de 500 casos, la atención se centraba en dos cruceros en extremos opuestos del país, que se vieron aislados por temor a nuevos contagios.

Los pasajeros del Regal Princess empezaron a desembarcar el lunes de madrugada después de que el barco recibiera luz verde para atracar en Florida. Las pruebas a dos tripulantes sospechosos de portar el virus fueron negativas.

En la costa oeste se esperaba que el Grand Princess atracara en California con 21 personas infectadas a bordo. Se esperaba que los pasajeros fueran puestos en cuarentena.

En Arabia Saudí, una caída en los precios del crudo provocó grandes caídas en la bolsa de Riad. El país cortó los viajes por mar y aire con origen y destino en Bahrein, Egipto, Irak, Italia, Kuwait, Líbano, Corea del Sur, Siria y Emiratos Árabes Unidos, ampliando las restricciones tras el cierre anterior de las fronteras terrestres.

Todas las escuelas y universidades saudíes cerraron a partir del lunes.

En Italia, el gobierno siguió el ejemplo de China e impuso una orden de cuarentena que intentaba aislar a 16 millones de personas en el norte del país. Milán, el núcleo financiero del país, y Venecia, un popular destino turístico, estaban entre los lugares afectados. En todo el país cerraron museos y yacimientos arqueológicos, se cancelaron bodas y los restaurantes recibieron orden de mantener a los clientes a un metro (3.3 pies) de distancia. El país ha registrado 7,375 casos de COVID-19, la enfermedad que provoca el virus.

El papa Francisco celebró el lunes una misa en solitario en el hotel vaticano donde vive, pero reanudó algunas reuniones.

China reportó el lunes 40 nuevas infecciones del coronavirus en las últimas 24 horas, la cifra más baja desde el 20 de enero. Más de tres cuartos de los paciente sobrevivientes del virus han sido dados de alta, según datos del gobierno.

Corea del Sur reportó 165 casos nuevos el lunes, elevando el total a 7,478.


💬Ver 0 comentarios