Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Cyril Meduña, fundador de Morro Ventures, afirmó que desearía ver que en cinco años Puerto Rico cuente con otros cinco fondos de inversión similares, que ayuden a potenciar las empresas incipientes en la isla. (Xavier J. Araújo Berríos)

Invertir para retener. Con esa filosofía los inversionistas Cyril Meduña y Allison Kern lanzaron Morro Ventures, un fondo institucional de inversión de capital privado, que se concentrará en empresas tecnológicas en etapas tempranas y que apuesten a mercados globales desde Puerto Rico.

“Esta es la zapata. Con acceso a capital, más de estas compañías se van a quedar”, comentó Kern a Revista Negocios.

“Si hay un inversionista local, los de afuera se sienten más seguros y confiados. Eso nos va a permitir traer más capital de Estados Unidos o Europa, porque hay un fondo institucional”, explicó Meduña sobre las expectativas de fortalecer el ambiente de inversión en startups.

“Es crítico para el arranque del sistema, porque una vez entre capital de riesgo de Estados Unidos, más gente va a estar pendiente y se desarrolla el ciclo de inversión”, abundó.

Hasta ahora, Morro Ventures apuesta a identificar de 30 a 40 empresas en etapa incipiente, de ahí hacer una selección de unas 20 y luego un tercer escogido para llevar a una ronda de inversión Series A.

Los socios hicieron hincapié en la importancia de hacer acercamientos a las compañías que vean con mayor potencial cuando estén en sus etapas tempranas, “porque es el uso más eficiente del capital y minimiza la competencia”, precisó Kern. Es decir, buscan entrar antes de que la startup tenga una valuación muy alta.

“También estas empresas necesitan ayuda en identificar clientes, otras gestiones y, aunque no decimos qué hacer, sí podemos decirles lo que no va a funcionar”, ofreció Meduña como ejemplo de la relación activa y el valor agregado que buscan aportar a las empresas en las que inviertan, una visión afín al acercamiento de la firma de capital privado que fundó en los años 1980, Advent-Morro Equity Partners.

¿Cómo se van a enterar a tiempo de estas oportunidades? Por Parallel18 (P18).

Esta aceleradora internacional de startups, adscrita al Fideicomiso de Ciencias, Tecnología e Investigación, escoge un máximo de 80 emprendimientos innovadores de todo el mundo. Durante cinco meses, cada startup debe cumplir con unas metas de crecimiento y desempeño durante su ciclo de capacitación, que dura cinco meses. Para calificar, deben tener ya un prototipo funcional, o un producto o servicio ya lanzado al mercado.

Catálogo ideal

Para Meduña y Kern, P18 es el catálogo perfecto para identificar las de mayor potencial, invertir en ellas y procurar que, gracias al resto de ventajas de Puerto Rico como mercado, se queden.

Entre tales ventajas mencionaron el acceso a recursos humanos bilingües y capacitados; el registro de propiedad intelectual y patentes bajo las regulaciones y leyes de Estados Unidos; las ventajas contributivas estatales; y la presencia de multinacionales y farmacéuticas con las que P18 ha cultivado relaciones directas para que sus startups alcancen acuerdos de negocio con estos jugadores.

“Muchas de las compañías que vienen a P18 de América Latina son fantásticas. Y muchas tienen la meta de entrar en el mercado de Estados Unidos, porque cuando vas a levantar capital a mayor volumen es más fácil hacerlo en Estados Unidos”, indicó Kern sobre la función de Puerto Rico como puente entre mercados, en especial para startups con tecnologías transfronterizas.

Según Latin America Private Equity & Venture Capital Association (Lavca), en toda la región de América Latina –Brasil incluido– se registraron 197 transacciones de inversión en startups que sumaron unos $500 millones en 2016; y en 2017 este monto subió a $600 millones.

En contraste, en Estados Unidos –un solo país– el 2017 cerró con $84,000 millones de capital privado invertido en startups, según el más reciente informe de Pitchbook.

Con esta astronómica cifra, sin embargo, convive la realidad de que conseguir atención en polos de innovación repletos de startups, como Nueva York, San Francisco o Boston, es un gran desafío si no se cuenta con una red de contactos extensa. De modo que, para las startups que vienen a P18 desde América Latina y para las locales que ya están listas para levantar capital, brillar en un ecosistema menos competido como Puerto Rico, también es una ventaja importante, contextualizaron.

Lo que no puede suceder, recalcó Meduña, es que cuando algunas de estas startups deciden retener operaciones en Puerto Rico al culminar su ciclo en P18 –como ya lo han hecho– no encuentren recursos para crecer.

“Hace falta el capital, porque los emprendedores van a ir donde el capital esté. Y los inversionistas quieren tener cerca a las compañías”, abundó Meduña.

Ventajas en el macro

Junto con los beneficios que consigan para el fondo y sus inversionistas, Meduña indicó que la iniciativa de Morro Ventures encaja en lo que –con sus más de 25 años de experiencia en banca de inversiones– debe ser el nuevo paradigma económico en la isla.

“El modelo económico futuro de Puerto Rico es que estas compañías no dependen de créditos o subsidios. Vienen porque tienen el programa de P18, pero se quedan porque es un buen lugar para trabajar y crecer. Así se promueve desarrollo económico basado en incentivos naturales, no artificiales ni que dependan de otros”, expuso Meduña.

“Hoy las compañías son muy móviles, nómadas, pueden operar de cualquier sitio y en muchos casos están buscando donde hay recursos humanos, no recursos naturales”, planteó haciendo hincapié en la urgencia de mantener una mina de talento con las destrezas más relevantes.

Kern coincidió en que la inversión privada en estas compañías produce un “impacto social” medible, en especial porque Morro tiene entre sus objetivos “invertir para retener”.

A la vez, inversionistas remotos pueden sentir la confianza de que tienen una firma institucional en el terreno, que vela por sus intereses de la mejor forma que se entiende en esta esfera: compartiendo el riesgo.

“Hay que poner capital institucional. No es solo el individuo. La gente quiere tener un socio institucional”, reiteró.

Apuesta a futuro

En ese futuro, Meduña desearía ver que en cinco años Puerto Rico cuente con otros cinco fondos similares.

“Que tengamos a cinco o seis compañías muy exitosas, que ya tengan 100 o 200 empleados en Puerto Rico, porque este tipo de empresas cuando cogen tracción, explotan”, declaró.

“Lo otro es que tengo tres hijos y no creo que ninguno esté pensando quedarse en Puerto Rico porque no hay las oportunidades que necesitan. Ojalá esto cree esas oportunidades para que se queden o regresen”, expresó.

“Definitivamente queremos estar aquí para largo. Colaborar, coinvertir, ayudar a que las compañías se desarrollen”, aportó, por su parte, Kern.

Hacia la masa crítica

Cuando la aceleradora P18 abrió su primera convocatoria en 2016, el mayor temor –que no necesariamente se verbalizaba– era que Puerto Rico no produjera suficientes compañías que estuviesen listas para competir con las solicitantes globales.

No obstante, de forma consistente, cerca de 30% de las startups admitidas han sido fundadas en Puerto Rico.

Para Kern y Meduña, tales temores quedaron atrás, sin que llegaran a concretarse y con la ventaja de que este año arranca el programa Pre18, que se ocupará de convertir ideas que se generan en Puerto Rico en más compañías listas para competir en la aceleradora y acceder a mercados globales. Esta preaceleradora publicará esta misma semana quiénes conformarán su primera cepa.

Más allá de cantidades de empresas disponibles, las startups locales han estado entre las de mejor desempeño en los indicadores que P18 exige cumplir a cambio de la subvención de $40,000 que se da a cada empresa admitida.

Gasolina Móvil, por ejemplo, ganó el Demo Day de la primera generación y también estableció una alianza de negocios para que las gasolineras Puma usaran su tecnología en la aplicación de pago en la bomba, Puma FastPay.

Burea fue una de las tres escogidas para el fondo de seguimiento de P18 Ventures, que otorga $75,000 en pareo de fondos a empresas graduadas de P18 que levanten capital privado por esa cantidad o más. Brandsof, otra de la cosecha boricua, también entró al fondo de seguimiento en su segunda edición.

También P18 ha propiciado que en poco más de dos años desde Puerto Rico hayan salido noticias con eco en ecosistema global de emprendimiento tecnológico, como cuando Abartys Health –fundada aquí– ganó el año pasado la competencia “Release It” de South by Southwest y figura entre las startups que mayor interés han despertado entre inversionistas.


💬Ver 0 comentarios