Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Desde la izquierda, Iván Puig, gerente general del Club Náutico de San Juan, Sylvia Rivera, gerente general de Toro Verde Adventure Park y Robert Rodríguez,  presidente de First Class Destination Solutions. (horizontal-x3)
Desde la izquierda, Iván Puig, gerente general del Club Náutico de San Juan, Sylvia Rivera, gerente general de Toro Verde Adventure Park y Robert Rodríguez, presidente de First Class Destination Solutions. (Suministrada)

El peso y la prioridad que el gobierno de turno ha puesto en la creación de una Organización para el Mercadeo de Destino (DMO, por sus siglas en inglés) podrían no ser suficientes para que la industria turística en Puerto Rico logre su objetivo de convertirse en uno de los principales motores económicos del país.

Haría falta acompañar esta iniciativa con otros esfuerzos integrados con el fin de mejorar la cultura de servicio, diversificar la promoción de la oferta turística y lograr que el servidor de esta industria se sienta orgulloso de su trabajo con el fin de ofrecerle al visitante una experiencia inolvidable, así lo expresó Robert Rodríguez, presidente de First Class Destination Solutions, quien junto a Iván Puig, gerente general del Club Náutico, y a Sylvia Rivera, gerente general de Toro Verde Adventure Park, conformaron el panel “El DMO y el futuro del turismo en Puerto Rico”, que se celebró ayer en la Escuela de Hoteles y Restaurantes de la Universidad de Puerto Ricoen Carolina.

En un intercambio de ideas, el trío de ejecutivos compartió con los universitarios sus experiencias y opiniones sobre los retos y oportunidades que presenta Puerto Rico de cara al establecimiento de un DMO.

“Para mercadear el destino hay que conocerlo. El que no conozca su producto no puede mercadearlo. Puerto Rico es un tesoro pero muchas veces nosotros mismos no somos capaces de reconocerlo”, detalló Rodríguez, quien ofrece servicio de transportación y guía turístico al mercado de turismo de lujo.

A juicio del portavoz, lo más que destacan los turistas de su visita a Puerto Rico es la hospitalidad y amabilidad del servicio que reciben. “Quedan encantados con nosotros. Nos ven ‘sexies’ y felices a pesar de las situaciones que ahora mismo nos afectan. Nosotros no podemos estar diciendo que las cosas están malas. Siempre debemos proyectar lo positivo porque esa es la imagen que queremos se lleven los turistas”, explicó.

Puig, por su parte, recomendó que a eso se le sume la diversificación de la promoción de Puerto Rico a otros intereses que vayan más allá de hoteles y casinos. “Entendemos que de ahí es que salen los ingresos de la Compañía de Turismo, pero Puerto Rico es mucho más que hoteles y casinos”, expresó.

Asimismo, del conversatorio surgió la necesidad de fomentar el aprendizaje de idiomas más allá del inglés, como por ejemplo, el mandarín, ruso, portugués y francés.

La gerente de Toro Verde sostuvo, por ejemplo, que cada vez es más frecuente que ellos en su atracción, localizada en Orocovis, reciban europeos, orientales y personas de la India.

“Creo que el DMO debe servir para globalizarnos y mercadearnos más allá de Estados Unidos. El mercado americano es importante pero hay que ir tras otros mercados”, recomendó Rivera.

En general, el trío se mostró confiado en que el DMO al menos sí funcionará para despolitizar la promoción de Puerto Rico y uniformar la marca con la que el país se identifica.


💬Ver 0 comentarios