Aunque el alza reciente en las tasas de interés ha hecho que el refinaciamiento hipotecario sea una actividad menos rentable, la posibilidad de  aumentos adicionales a la tasa ha impulsado la compra de residencias. (Shuttersotck) (semisquare-x3)
Aunque el alza reciente en las tasas de interés ha hecho que el refinaciamiento hipotecario sea una actividad menos rentable, la posibilidad de aumentos adicionales a la tasa ha impulsado la compra de residencias. (Shuttersotck) (ARCHIVO)

Con 9,104 unidades de vivienda vendidas mediante hipotecas entre enero y octubre de 2018, el mercado residencial en Puerto Rico se encamina a alcanzar los niveles previos al paso del huracán María en septiembre del año pasado.

De acuerdo con las cifras más recientes divulgadas por la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), desde marzo hasta octubre de este año se han vendido más de 900 residencias al mes, con excepción de septiembre, cuando se hipotecaron 865 unidades.

Cuando estamos hablando de 900 casas o más al mes, estamos hablando de que estamos a niveles previos a María”, puntualizó Dimas Rodríguez, presidente de la Asociación de Banqueros Hipotecarios de Puerto Rico (MBA, por sus siglas en inglés).

“La actividad prestataria de ventas y la percepción ha cambiado drásticamente post-María, de una manera positiva”, recalcó Rodríguez. “Aunque sí los refinanciamientos literalmente desaparecieron, han sido sustituidos por compraventa”.

El descenso en refinanciamientos la adjudicó a las alzas en las tasas de interés registradas en los últimos años, que a su vez reducen la posibilidad de los consumidores de ver bajas sustanciales en sus pagos mensuales luego de completar la transacción.

Sin embargo, la posibilidad de que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) opte por aumentar aún más su tasa de interés referencial –que ahora está entre 2% y 2.25%– ha impulsado a muchos a comprar viviendas este año, según Rodríguez. Esto se suma al hecho de que, después del huracán, hay personas buscando residencias más seguras y menos vulnerables a desastres naturales.

Estamos viendo un interés mayor de personas comprando residencias. Ya puedes ir por ciertas urbanizaciones donde la gente está pintando sus casas y no hay tantos letreros de ‘se vende’. Si entra una casa ejecutada al inventario, normalmente se está vendiendo con bastante celeridad”, insistió el presidente de la MBA.

Según el más reciente informe de demanda de vivienda nueva y existente –que solo incluye transacciones mediante préstamos hipotecarios–, ya las ventas totales de residencias entre enero y octubre de 2018 superan por 300 las 8,804 registradas durante los 12 meses de 2017. Además, las 9,104 residencias vendidas mediante hipotecas en 2018 están solo 1,236 unidades por debajo de las 10,340 vendidas en 2016.

Al entrar en detalle, el mayor volumen de compraventas de este año está en el renglón de viviendas preexistentes, con un 87% del total de residencias vendidas, y como ha sido la tendencia desde 2010, según la OCIF.

Peter Torres, vicepresidente de la MBA, quien también es vicepresidente de Moneyhouse, contó que ha visto una demanda considerable por unidades preexistentes que necesitan reparaciones. “De mi producción, me atrevo a decir que más de un 40% de las hipotecas son FHA 203(k), que son casas que la persona compra, pero necesita que se le preste dinero también para rehabilitarla”, dijo.

De acuerdo con Torres, el préstamo FHA 203(k) tuvo una mayor demanda después del paso del huracán María que el FHA 203(h), que es un producto que solo está disponible durante un año, una vez el presidente de Estados Unidos declara un lugar como zona de desastre.


💬Ver 0 comentarios