Las tres empresas tuvieron que negociar su calendario de producción con las uniones en Estados Unidos y Canadá. (AP)

Tras ocho semanas de cierre forzado por la pandemia del COVID-19, los tres principales fabricantes de automóviles estadounidenses, General Motors (GM), Ford y Fiat Chrysler (FCA), han decidido reiniciar su producción en Estados Unidos y Canadá a partir del lunes, 18 de mayo.

Dadas las complejidades de la cadena de suministros, que integra la producción de distintas piezas en Estados Unidos, Canadá y México, que se encuentran en distintas etapas de su gestión contra la pandemia, el ensamblaje de sus vehículos se ha vuelto un verdadero dolor de cabeza para estos tres fabricantes.

Además, todos han tenido que negociar el calendario y las condiciones del reinicio de operaciones para satisfacer los temores de sus trabajores, miembros de sindicatos laborales como la United Auto Workers (UAW) en Estados Unidos y Unifor en Canadá.

La reanudación de sus actividades en México está pendiente de la autorización de las autoridades locales.

Aunque limitada, la reanudación de la producción de GM, Ford y FCA sería un alivio para el presidente Donald Trump, luego de que el desempleo en Estados Unidos ascendiera casi 10 puntos porcentuales hasta llegar al 15%.

Según los datos del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, en abril se perdieron 20.5 millones de empleos, mientras que la tasa de desempleo es la mayor registrada desde la Gran Depresión de 1930.

En Canadá la situación es similar. Entre marzo y abril, tres millones de empleos han desaparecido en el país y el mes pasado, la tasa se disparó al 13%.

De cara al reinicio del montaje de vehículos el 18 de mayo, GM tiene previsto empezar esta semana la producción en tres plantas, en los estados de Nueva York y Ohio y en la provincia canadiense de Ontario, que fabrican componentes necesarios para las plantas de montaje.

GM, Ford y FCA también reanudarán esta semana las actividades en sus centros de distribución de piezas.

Hasta ahora, estos centros, necesarios para atender las demandas de concesionarios y talleres de reparación, han estado funcionando a medio cabillo con voluntarios pagados. Pero a partir de esta semana, los empleados habituales volverán a sus puestos de trabajo.

GM ha señalado que a partir del 18 de mayo, los empleados de 13 plantas de producción de camionetas "pickup" y SUV’s, así como motores y transmisiones, volverán a sus centros de trabajo en Estados Unidos.

Estas instalaciones funcionarán inicialmente con sólo un turno de trabajo.

Progresivamente, otras instalaciones de GM reiniciarán sus actividades bajo la nueva "normalidad", que supondrá mantener el distanciamiento físico y el uso de mascarillas cuando sea posible, entre otras medidas de seguridad para prevenir la transmisión y contagio de COVID-19.

Ford, el segundo fabricante estadounidense más grande, ha planteado una hoja de ruta calcada a la de GM.

A partir del 11 de mayo, sus centros de distribución de piezas reabrirán sus puertas en preparación para el reinicio de la producción de vehículos a partir del 18 de mayo.

A diferencia de GM, Ford ha decidido reducir un turno de trabajo en todas sus plantas de forma que las instalaciones que antes de COVID-19 funcionaban con tres turnos volverán a la "normalidad" con dos, mientras que las que tenían dos turnos han quedado reducidas a uno.

Ford también ha indicado que las plantas de ensamblaje de Flat Rock en el estado de Michigan y la de Oakville en Ontario (Canadá), permanecerán cerradas hasta el 25 de mayo.

Mientras, FCA ha señalado que sus plantas de producción de Estados Unidos volverán a la actividad el 18 de mayo y un día después las de Canadá. Sólo la planta estadounidense de Belvidere, en el estado de Illinois, permanecerá cerrada hasta el 1 de junio.

Los tres fabricantes han señalado que inicialmente la reanudación de la producción se centrará en camionetas "pickup" y SUV’s.

No sólo porque son los productos más rentables del mercado en estos momentos, sino también porque, a pesar de la pandemia, las ventas de camionetas se han recuperado tras una abrupta caída en marzo.

Según las últimas cifras de la firma J.D. Power, en la primera semana de mayo, las ventas de camionetas "pickup" sumaron 24,500 unidades, sólo un 1 % menos que las cifras anteriores a la pandemia.


💬Ver 0 comentarios