Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Para el próximo año, se espera que las ventas de autos alcancen las 100,000 unidades vendidas, incluyendo las de flota. (Archivo)
Para el próximo año, se espera que las ventas de autos alcancen las 100,000 unidades vendidas, incluyendo las de flota. (Archivo)

Es posible que para el 2018 se vendan hasta 100,000 unidades de autos nuevos en Puerto Rico. Estas fueron las cifras dadas por el economista Gustavo Vélez durante el foro “Perspectivas del sector automotriz luego del huracán María”, celebrado ayer.

El evento, que contó con la presencia de altos ejecutivos de la banca, del sector financiero, de los distribuidores de autos y de concesionarios, tuvo como propósito dar una mirada a lo que serán los próximos meses para la industria de autos en la isla.

Según Vélez, la venta de autos está dentro de un renglón de negocios en la economía que tendrán un leve aumento debido a que son parte de la recuperación de Puerto Rico a raíz del paso del huracán María. Otras industrias que estarán en este grupo incluye a las ferreterías, los constructores de hogares, los restaurantes, las empresas de transportación de paquetes, las tiendas de materiales de construcción, mueblerías y gasolineras, entre otras.

Tal y como contó el economista, esta cifra de 100,000 unidades vendidas en autos nuevos será posible si se unen varios factores: que no haya una baja tan drástica en la población de Puerto Rico (según datos provistos por Vélez, en 2019 podría haber una población desde 3.3 millones hasta 2.9 millones de habitantes en Puerto Rico); la recuperación de la electricidad en gran parte de la isla; y un crecimiento económico a corto plazo (en 24 meses) de 2.5 por ciento, basada en la gran cantidad de dinero que va a entrar al país a través de los fondos federales. Este último dato se basa en la reacción económica que se dio en los años subsiguientes a los huracanes Hugo (1989) y Georges (1998).

“Es un tema de confianza, el cual nos va a impulsar en el futuro. Sin duda, pudiéramos llegar a unas 100,000 unidades vendidas incluyendo las de flota, ya que el gGobierno federal va a comprar muchos autos y la gente cuando vea que todo volvió a la normalidad, va a comprar”, añadió Vélez.

Impacto en septiembre y octubre

En la actividad, organizada por Premier Warranty Services, participó también como orador José Arbona, presidente y principal oficial ejecutivo de Reliable, quien hizo un repaso de las ventas de las semanas subsiguientes al paso del huracán María.

“Realmente el año no iba tan mal. Al cierre de agosto se habían vendido unas 12,800 unidades por encima del año anterior (un aumento de 3.3 por ciento). La cosa no pintaba mal”, comentó Arbona. “Llegó septiembre y pasaron dos huracanes, y el mercado se cayó con 2,300 unidades vendidas, 4 por ciento por debajo, y cambió todo el panorama.

A pesar de lo que se podría pensar, una vez pasado septiembre, se notó cierta mejora en el movimiento dentro de los concesionarios en la isla. “Los números preliminares arrojan que la venta de autos nuevos en octubre llegarán a las 5,500 unidades, de las cuales 840 unidades fueron ventas de flota. Y esos números no están nada mal”, explicó el presidente de Reliable. “Eso representa casi el 83 por ciento de las ventas que se dieron el año pasado para este mes”.

Otro aspecto a destacar es el hecho de que en octubre se vendieron muchos más autos nuevos que usados, algo que según Arbona tuvo que ver con varios aspectos. “Esto tiene como explicación el que muchos concesionarios de autos usados tuvieron daños terribles, mucho más que el de los autos nuevos. Además, aquellas personas que normalmente compran autos usados tienen un perfil socioeconómico diferente a los que adquieren autos nuevos, y pudieron haber tenido muchos daños en sus propiedades durante el huracán, por lo que decidieron resolver sus problemas antes de adquirir un carro”.

Por otro lado, el ejecutivo observó que el mes de noviembre comenzó de manera alentadora, ya que se han recibido miles de solicitudes para financiar autos nuevos. Esto hace que noviembre, según Arbona, pueda terminar como un buen mes en ventas.

Unión con propósito

En estos momentos históricos que vive el país, la unión entre todos los participantes que forman parte del negocio de la venta de autos en la isla es esencial. “Lo más importante en estos momentos es que haya un junte de mentes; una conversación de la industria, porque vamos a estar manejando toda la complejidad macroeconómica financiera, que sigue presente. Hay que manejar el riesgo y manejar variables que no controlamos”, observó Vélez, presidente de Inteligencia Económica, Inc.

“Esto va a requerir un liderazgo fuerte, acciones de corto y mediano plazo, que la industria pueda trabajar junto con el gobierno y una colaboración para llegar a los objetivos. Es importante repensar cómo va a ser esta industria en la economía post María y cómo nosotros seremos parte de la reconstrucción de Puerto Rico. Un nuevo país es posible. Yo creo que el país va a salir de esta, pero va a requerir de una creatividad única de todos nosotros y un compromiso jamás visto en la historia”.