El cierre forzoso de negocios y otras medidas para atajar el avance del coronavirus contribuyeron al desplome del Índice de Actividad Económica. En la foto, una mujer camina frente a un comercio cerrado en el Viejo San Juan a causa de la pandemia.
El cierre forzoso de negocios y otras medidas para atajar el avance del coronavirus contribuyeron al desplome del Índice de Actividad Económica. En la foto, una mujer camina frente a un comercio cerrado en el Viejo San Juan a causa de la pandemia. ([email protected])

Las medidas para atajar el avance del coronavirus quebraron la tendencia favorable que llevaba el Índice de Actividad Económica (IAE) al punto de reflejar una caída interanual de 7% durante abril pasado.

Según el reporte, durante el año fiscal 2019, el IAE reflejó un alza de 6.1% en relación al año fiscal 2018, lo que representó el primer desempeño positivo luego de seis años a la baja.

Sin embargo, la emergencia de salud pública agravó lo que parecía ser una tendencia a la baja. De acuerdo con el reporte, entre los meses julio de 2019 y febrero de 2020, el IAE promedio 122.9 puntos, lo que representaba un crecimiento de 0.7% en relación al mismo período en el año fiscal 2019.

En los meses de enero y febrero pasados, el IAE creció medio punto porcentual en relación a tales meses en el 2019.

Pero en marzo pasado, cuando el gobierno decretó el estado de emergencia por el COVID-19, el IAE cayó 2.6% en relación a marzo de 2019 y en abril, cuando Puerto Rico quedó bajo una de las órdenes de encierro y cierre forzoso de negocios más estrictas por causa de la pandemia, la herramienta analítica mostró un desplome de 7% en relación a abril de 2019.

“Este es resultado en la actividad económica sucede la repriorización de los asuntos no relacionados a la emergencia en la isla debido a los esfuerzos de respuesta globales por la pandemia del COVID-19”, reza el reporte.

El IAE es la única herramienta que ofrece una idea del comportamiento mensual de la economía de Puerto Rico, cuando esta se mide por el tamaño del producto bruto. Esta se desarrolló por el Banco Gubernamental de Fomento (BGF), pero tras el cierre de la institución, la Oficina de Estudios Económicos que tiene a su cargo el IAE, se transfirió al Banco de Desarrollo Económico (BDE).

Generalmente, al inicio de cada año calendario, el IAE se publica con cierto retraso para reflejar los ajustes que se hacen a las series estadísticas que lo nutren. Esta vez, el IAE se publicó el pasado 17 de junio, reflejando los desempeños hasta abril pasado.

Los peores números en una década

La caída del IAE que se reflejó en abril pasado se produjo por el práctico desplome de los cuatro componentes que lo integran.

En abril pasado, y en relación a abril de 2019, el componente de empleo total se desplomó 10.3% cuando promedió unos 787,000 empleos. Mientras, la generación eléctrica retrocedió 2.2%, ubicándose en unos 1,512 millones de kilovatios hora.

De igual forma, el consumo de gasolina se desplomó en 24.2% en relación a abril de 2019 y la venta de cemento cayó 53.8%. Es decir, en abril pasado -una vez el encierro limitó la movilidad de personas y empresas- el consumo de gasolina rondó unos 58.1 millones de galones y apenas se vendieron unos 450,000 sacos de cemento de 94 libras.

Según la serie histórica del IAE, en materia de empleo total y venta de gasolina y cemento, las cifras registradas en abril de 2020 son las más bajas que se hayan registrado en cualquier mes en Puerto Rico en una década.

Las caídas, como resultado del toque de queda y el cierre forzoso de negocios por el coronavirus, incluso fueron mayores que las bajas registradas durante el huracán María hace casi tres años.