Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Sol Rosado, presidenta de la Puerto Rico Agricultural Biotechnology Industry Association (Prabia). (Suministrada)
Sol Rosado, presidenta de la Puerto Rico Agricultural Biotechnology Industry Association (Prabia). (Suministrada)

El gobierno de Puerto Rico, por voz de su secretario de Agricultura, Carlos Flores, y el subsecretario del Departamento de Desarrollo Económico (DDEC), Javier Rivera Aquino, reiteró ayer su total apoyo al crecimiento y desarrollo de las empresas de biotecnología agrícola en la isla, mientras que el sector se comprometió a redoblar esfuerzos para fortalecer sus relaciones con la comunidad.

En el marco de la convención de la organización que las agrupa en la isla, la Puerto Rico Agricultural Biotechnology Industry Association (Prabia), Rivera Aquino adelantó que tras la reorganización de su agencia y la aprobación de un nuevo Código de Incentivos, el Departamento de Agricultura, el DDEC y la Compañía de Fomento Industrial unirán esfuerzos para trabajar en la concesión de los incentivos y distintos apoyos que se le dan a dichas empresas. Destacó la importancia de que “tengamos un clima amigable para el sector”.

Resaltó que estas empresas están creando áreas de oportunidades, entre las que mencionó el desarrollo de la capacidades del recurso local. “En la medida que tenemos más técnicos, más científicos trabajando en esta área empezamos a tener reconocimiento a nivel mundial”.

Destacó igualmente su impacto en la economía del país. “Es sumamente importante, si miramos la fórmula del producto bruto de Puerto Rico, una de las partes que siempre nos está dando resultados positivos es el renglón de la exportación. En la medida que nosotros, no solo trabajamos la investigación y desarrollo, en la medida que el sector lleva productos a otras partes de Estados Unidos y a otras partes del mundo, esa ecuación en la parte de la exportación se nutre”, dijo.

Por su parte, el titular de Agricultura afirmó que toda la tecnología que están desarrollando aquí estas empresas “se va quedando también aquí, en nuestros agrónomos, nuestro personal se va adiestrando”.

Resaltó, por otra pare que “por más de 30 años que estas industrias están establecidas aquí, con toda la tecnología, los usos de terrenos el agua, yo no tengo en el historial del Departamento de Agricultura una sola querella, una sola multa o una sola situación de estas industrias porque son empresas altamente reguladas”.

Mencionó también su aportación económica y dijo que “la biotecnología ya aporta cerca de $80 millones a nuestra economía”.

Como parte del mismo panel la presidenta de Prabia, Sol Rosado, apuntó que “es importante que como industria continuemos fomentando lo que son las relaciones con la comunidad, y obviamente con el gobierno. También con la academia porque de ahí salen los profesionales que nosotros vamos a reclutar y la experiencia ha sido súper buena”, expresó.

En una presentación separada, el economista Joaquín Villamil presentó el estudio que realizó la empresa Estudios Técnicos,que concluye que esta industria genera además cerca de 3,000 empleos, $2.7 millones en renta de tierras, $18 millones en compras locales y $512,000 en contribuciones corporativas.