El costo de enviar un furgón de 40 pies de Asia a Estados Unidos aumentó de $1,502 a $17,507 desde comienzos de la pandemia.
El costo de enviar un furgón de 40 pies de Asia a Estados Unidos aumentó de $1,502 a $17,507 desde comienzos de la pandemia. (Ramon Tonito Zayas)

El economista José Joaquín Villamil, fundador y Principal Oficial Ejecutivo de Estudios Técnicos, Inc., aseguró que el aumento en el costo de los fletes en la carga marítima internacional en medio de la pandemia del COVID-19 debe provocar una discusión sobre las leyes de cabotaje y la autosuficiencia alimentaria de la isla.

Precisó que, por ejemplo, los costos de los fletes marítimos de Asia a Estados Unidos han aumentado en 1065%, mientras que de Europa a Estados Unidos el incremento fue de 238% entre marzo de 2020 a agosto de 2021.

“En Puerto Rico, ese aumento desmedido no ha tenido el impacto que ha tenido en otros lugares, pues los fletes cobrados por las compañías que traen la carga marítima de Estados Unidos a Puerto Rico, y que operan bajo la Ley Jones (cabotaje), prácticamente no han aumentado y su servicio no ha sufrido cambios materiales”, sostuvo Villamil.

La publicación de ETI Trends sostuvo que Puerto Rico, sin embargo, experimentó un impacto de los aumentos en la carga que llega de otros destinos como Europa y China, que representan una proporción pequeña de la carga total que llega al país. El costo de enviar un furgón de 40 pies de Asia a Estados Unidos aumentó de $1,502 a $17,507 desde comienzos de la pandemia, a la vez que desde Europa aumentó de $1,754 a $5,929.

De acuerdo con Estudios Técnicos, estos aumentos, particularmente en los envíos desde China, impactaron los precios locales, ya que Puerto Rico tiene importaciones directas de China de unos $1,000 millones, pero también tiene importaciones de China que llegan a través de Estados Unidos. Los precios de productos que llegan a la isla directa o indirectamente desde China han aumentado como consecuencia.

“¿Qué implicaciones tiene esta situación para Puerto Rico? Como mínimo debe estimular que pensemos en maneras de hacernos más autosuficientes en diversos productos, particularmente en alimentos. Es evidente que no es posible alcanzar la total autosuficiencia alimentaria, pero sí se puede reducir la dependencia del exterior en distintos productos, tanto alimentos como otros”, expresó Villamil.

La publicación añadió que no se vislumbra un alivio a corto plazo, por lo que las tarifas de envío de contenedores internacionales se mantendrían en niveles altos en 2022. Un pronóstico reciente de la agencia de calificación crediticia Moody’s estimó que se mantendrán en niveles récord para el resto de 2021 y hasta 2022, “ya que la demanda supera significativamente la capacidad”.

Villamil exhortó a repensar la discusión sobre las leyes de cabotaje, en particular sobre el funcionamiento del sistema de carga marítima internacional. Asimismo, indicó que el costo de la carga marítima levantó una alerta sobre el riesgo que tiene la economía de la isla por los cambios económicos globales.

“Se requiere que, en nuestras políticas económicas, ese elemento de riesgo siempre esté presente, y no solamente en cuanto al riesgo de eventos naturales. La realidad es que ese no ha sido el caso. Tradicionalmente hemos actuado sin incorporar el riesgo y sin tomar las medidas necesarias para su manejo”, indicó.

💬Ver comentarios