Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Desde la izquierda: Annie Mayol, presidenta de Foundation for Puerto Rico; Luis Monterrubio, director de planificación de la comunidad en Foundation; y María Jaunarena, vicepresidente ejecutiva de la entidad. (Suministrada)
Desde la izquierda: Annie Mayol, presidenta de Foundation for Puerto Rico; Luis Monterrubio, director de planificación de la comunidad en Foundation; y María Jaunarena, vicepresidente ejecutiva de la entidad. (Suministrada)

Un acuerdo firmado por Foundation for Puerto Rico y el Departamento de Vivienda permitirá a esta entidad sin fines de lucro desarrollar un ambicioso proyecto para capacitar y auxiliar al mayor número posible de comunidades en el desarrollo de planes de resiliencia que les permitan enfrentar futuros desastres naturales como los vividos en el 2017.

El proyecto tendrá $37.5 millones de fondos federales del Community Development Grant for Disaster Recovery (CDBG-DR), en particular del Programa de Planificación Integral de Resiliencia Comunitaria (WCRP, en inglés).

La entidad desarrolló ya un detallado plan con una definición más amplia de lo que es resiliencia y que incluye seis áreas: vivienda, infraestructura, salud, ambiente, educación, desarrollo económico.

La primera fase del proyecto es la recopilación de la información que permita precisar la situación de las distintas comunidades. “Decidimos convocar diferentes entidades del gobierno y del sector sin fines de lucro que tienen mucha experiencia en estas áreas y junto a ellos establecer los parámetros que utilizaremos para definir cuan vulnerables son nuestras comunidades”, explicó Arnaldo Cruz, director de investigación y análisis.

Completada esa información, el próximo paso es “crear las herramientas que tienen que mostrar esta data a un nivel preanalizado que sea fácil, digerible y entendible a nivel de comunidad”, explicó por su parte Luis Monterrubio, director de planificación comunitaria.

La vicepresidenta ejecutiva de la Fundación, María Jaunarena, recalcó por su parte que el proceso será gerenciado y liderado por las organizaciones sin fines de lucro y se realizará además un esfuerzo para identificar recursos que apoyen a las comunidades en el desarrollo de sus planes.

“Lo que buscamos es que el tercer sector tenga un rol de mayor liderato en la recuperación de Puerto Rico”, sostuvo la presidenta de la entidad, Annie Mayol.

Informó que la obtención de los fondos para el desarrollo de los planes de resiliencia, hasta $500,00, se hará mediante un proceso competitivo. La solicitud será abierta con requisitos de elegibilidad y ejecución de ese plan. El objetivo es que la mayor cantidad de comunidades participen.

Para ello, dijo habrá mucho esfuerzo de comunicación. “Queremos terminar con la mayor cantidad de planes posibles”, acotó.