La AAPR pidió al gobierno que use las maneras tecnológicas y los recursos que existen para que el Departamento de Hacienda se modernice. (GFR Media)
La cifra total de recaudos para lo que va de año fiscal representó un incremento de $190.0 millones o 12.8%, si se compara con el estimado proyectado para este periodo. (GFR Media)

A través del secretario del Departamento de Hacienda (DH), Francisco Parés Alicea, informó hoy que los ingresos netos preliminares del Fondo General durante los primeros dos meses del año fiscal 2020-2021 -julio y agosto- totalizaron $1,673.4 millones, lo que según el portavoz son señales de estabilización en los recaudos.

La cifra total representó un incremento de $190.0 millones o 12.8% si se compara con el estimado proyectado ese periodo. Sin embargo, si se compara con la cifra de lo que se ingresó el pasado año fiscal para el mismo periodo que totalizó 1,820.2 millones, los recaudos se mantuvieron un 8% por debajo.

En julio y agosto del año fiscal 2019-2020, el Fondo General recibió ingresos netos de $1,046.6 millones y $773.6 millones, respectivamente.

No obstante, el secretario destacó que el desempeño en recaudos para los primeros dos meses del año fiscal 2020-2021 muestra la estabilidad del sistema contributivo particularmente considerando el “período atípico” que ha afectado al país habiendo sido impacto por terremotos y la pandemia del COVID-19.

El Plan Fiscal certificado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) a finales de mayo de 2020 proyectó un crecimiento en la economía para año fiscal 2021 de, entre 0.5% a -3.4% del producto bruto real.

La JSF, en su Plan Fiscal certificado el 27 de mayo de 2020, revisó la proyección de los ingresos netos al Fondo General para el año fiscal 2019-2020 a $9,012 millones, lo que supuso una reducción de $1,393 millones o el 13.4%, con relación a lo que fue la proyección original de $10,405 millones incluida en el plan fiscal certificado el 9 de mayo de 2019.  Así también, la proyección fiscal de la JSF para el año 2020-2021 fue revisada a $9,620 millones.  Esto, en relación a la base de ingresos del año fiscal 2019-2020 implica un crecimiento de 6.7 por ciento o $608 millones.

Sin embargo, del total de $9,620 millones previsto para este año fiscal, $600 millones o 6.2% del total corresponden a ingresos provenientes de transacciones contributivas cuyas fechas de vencimiento fueron pospuestas para periodos correspondientes a este nuevo año fiscal.

Desde el periodo en que se declara en marzo el estado de emergencia a causa de la pandemia, Hacienda concedió posposiciones en las fechas de vencimiento de pagos de diferentes tipos contributivos como lo fueron, las planillas sobre la contribución sobre ingresos de individuos, de corporaciones y sociedades, los pagos por concepto de retención y pagos del impuesto sobre ventas y uso, tanto en la importación como en la planilla mensual de venta y uso.

Dicho esto, la proyección para el año fiscal sin considerar las medidas de posposición por el COVID-19 totaliza en $9,020 millones o $608 millones más que lo proyectado por la JSF para el año fiscal 2020 en su último Plan Fiscal certificado.