José Juan Taboada de Jesús indicó que “cuando los policías salen a patrullar en las carreteras o a dar rondas preventivas lo hacen sin radio”. (Archivo)
José Juan Taboada de Jesús asegura que el acuerdo entre la Junta de Supervisión Fiscal y el gobierno para atender el retiro de los policías es una medida "cosmética", que se ha quedado "muy corta" ante las necesidades financieras que encaran esos servidores públicos en la jubilación.

El presidente de la Asociación de Miembros de la Policía de Puerto Rico, José J. Taboada de Jesús, reclamó al gobernador Pedro Pierluisi y al liderato legislativo “mejores alternativas” al acuerdo que estos pactaron con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para establecer las nuevas condiciones de retiro de estos agentes del orden público.

Taboada de Jesús catalogó como “cosméticas” las medidas que el gobierno y la JSF habrían propuesto a la jueza Laura Taylor Swain en aras de que no se afecte la confirmación del Plan de Ajuste (PDA) del gobierno central.

Acto seguido, el líder sindical solicitó legislación para que se asignen al menos $300 millones de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE) para capitalizar el fondo que se crearía para cubrir la pensión de los miembros de la Uniformada.

También requirió que se “obligue” a la Comisión de Juegos del Gobierno de Puerto Rico a implementar de una vez, la ley de máquinas de videojuegos para adultos y que estableció que parte de los recaudos que estas máquinas generen al fisco, se asignarían al Fondo del Retiro de la Policía.

La inacción de la comisión, alegó el líder sindical, ha impedido inyectar unos $350 millones para la jubilación de los policías por concepto de tales recaudos.

Según Taboada de Jesús, al presente, cerca de 1,200 policías ya cumplen con los criterios para jubilarse, pero se encuentran sumidos en la incertidumbre, pues desconocen cómo recibirían su pensión.

Ayer, El Nuevo Día reseñó que el acuerdo entre la JSF, el Ejecutivo y la Legislatura contempla crear un mecanismo que permita aportar anualmente -desde el Fondo General- una cantidad determinada de fondos para que, junto a las nuevas cuentas de aportación definida que tendrán los policías, estos reciban el equivalente al 50% del salario que percibían al momento de la jubilación.

El acuerdo, sin embargo, solo aplicaría a los policías que entraron al servicio público mientras estaban en vigencia las leyes 447 de 1951 y 1 de 1990.

“Los compañeros policías de Puerto Rico sienten gran preocupación por la forma y manera que el gobierno de Puerto Rico junto al liderato legislativo está despachando el asunto de la falta de fondos para el sistema de retiro de los policías”, indicó el líder sindical.

En palabras simples, Taboada de Jesús indicó que lo propuesto se queda “muy corto” y “no satisface las necesidades económicas inmediatas para nuestros policías retirados”.

A diferencia de otros servidores públicos en Puerto Rico, los policías que se integraron a la fuerza antes del año 2000 no cotizan al Seguro Social.

Aparte del acuerdo para que el policía reciba el equivalente al 50% de su salario al jubilarse, la JSF autorizó que los policías ya jubilados puedan acogerse al Plan de Salud del Gobierno (PSG), conocido como el Plan Vital.

Taboada de Jesús indicó que, desde hace unos meses, la organización que preside presentó una propuesta para que se asigne dinero de la CFSE al fondo de retiro que tendría la uniformada.

Destacó que la asignación no afectaría a la corporación pública pues esta tendrá sobre $900 millones de sobrante en caja.

“No entendemos por qué no se hace esta transferencia cuando sabemos que el dinero está disponible allí. Los estados financieros y los informes actuariales de la (CFSE) confirman la existencia de esos fondos y es legal el uso para salvar el fondo de Retiro Digno de los compañeros policías”, sostuvo al plantear que lo acordado solo será un parche a la situación.

💬Ver comentarios