Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Todavía en el 2018, el 53% de las mujeres se dedicaban a oficios domésticos no remunerados. (Shutterstock)
Todavía en el 2018, el 53% de las mujeres se dedicaban a oficios domésticos no remunerados. (Shutterstock)

A pesar de que las mujeres en Puerto Rico conforman la mayoría de la población con un 52%, su participación en la fuerza laboral representa apenas un 44%, cifra que se queda muy por debajo de las comparables de Estados Unidos e incluso de República Dominicana, destacó a El Nuevo Día la economista Lorena Franco, analista de la firma Estudios Técnicos.

El análisis de Franco establece además que con todo y que la mujer en Puerto Rico posee niveles mayores de educación que el hombre, experimenta una marcada desventaja salarial frente a su contraparte masculina, que va en incremento con el nivel de complejidad o preparación del empleo u oficio, una realidad que es comparable a otras jurisdicciones.

Según la economista, es un hecho que todavía en el 2018 el 53% de las mujeres se dedicaban a oficios domésticos no remunerados.

Señaló, sin embargo, que esa tendencia está cambiando pues desde el 1970 hasta el presente la tasa de participación laboral de la mujer mantiene una tendencia creciente mientras que resulta decreciente para los hombres, y lo atribuyó a una mayor conciencia de los derechos de las mujeres y a la eliminación de ciertas barreras que tenía la mujer para insertarse en el mercado laboral.

Este patrón de discrimen salarial se manifiesta también en Estados Unidos”, dijo al indicar que según datos del 2018 publicados la pasada semana por el Departamento del Trabajo federal, las mujeres que trabajaron a tiempo completo a cambio de un salario tuvieron un ingreso medio semanal que representó el 81% del que recibieron los hombres en la misma situación.

El informe de esa agencia resalta que dicha situación representa una mejoría sobre sobre el 1979, año que se comenzó a levantar esa data, cuando las mujeres recibían el 62% del salario masculino en condiciones laborales similares.

La experta detalló este cuadro de desigualdad en el más reciente número de la publicación “ETI Trends” de la firma Estudios Técnicos, utilizando como fuente primaria de información la Oficina del Censo de Estados Unidos y datos del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH, en inglés).

Hombres siguen ganando más

La conclusión del análisis es que “cuando evaluamos los estimados de la media de ingresos por sexo y educación, los hombres ganan más que las mujeres en todas las categorías, incluyendo en los niveles de mayor educación donde las mujeres superan a los hombres”.

El análisis determinó que las mujeres representan el 52% de la población de Puerto Rico, pero componían en el 2018 solo el 44% de la fuerza hábil para trabajar. Mientras, la tasa de participación laboral entre los hombres fue de 40%, frente a un 33% de las mujeres.

Además, el escrito destaca que hubo una reducción en la participación laboral en ambos sexos desde los niveles más altos en el 2006 hasta el2018 y que dicha merma fue mayor entre las mujeres, con un 11%, frente al 6% en hombres.

En lo que respecta a educación, se indica, la población femenina es más educada que su contraparte masculina, ya que cerca del 30% de las mujeres completaron títulos en estudios graduados, comparado al 20% de los hombres.

Citando datos del Censo para el periodo entre el 2013 y el 2017, se resalta que las actividades donde las brechas salariales en compensación anual son mayores son las carreras profesionales, científicas y servicios técnicos.

El escrito también destaca que las mujeres laboran en su mayoría en posiciones relacionadas con el cuidado de la salud y aún en estas, la discrepancia salarial beneficia a los hombres. “En promedio, las mujeres ganan $2,350 menos en trabajos donde ellas predominan y $2,193 menos cuando se consideran todas las ocupaciones”.