Senadores se disponen a realizar vistas en  residenciales públicos, como Monte Hatillo, para evaluar las condiciones en las que se encuentran y cómo los administradores usan los fondos. (GFR Media)
Con el objetivo de ahorrar en el pago de intereses, la Administración para el Financiamiento de la Vivienda (AFV) refinanciará unos $300 millones en bonos que se utilizaron para mejoras en complejos de la Administración de Vivienda Pública (AVP). (GFR Media)

El gobierno buscará refinanciar unos $300 millones en bonos emitidos por la Administración para el Financiamiento de la Vivienda (AFV), que se utilizaron en la remodelación y mejoras en residenciales públicos.

La transacción, que iría dirigida a producir ahorros en el pago de intereses a los bonistas, se dió a conocer mediante un comunicado de prensa de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Omar J. Marrero Díaz.

El parte de prensa, sin embargo, no ofrece detalles específicos acerca del proceso que se llevó a cabo, qué firmas asesoran al gobierno o actúan como banqueros de inversión en el tema o cuándo la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) dio su aval a la transacción.

Los bonos tendrían vencimientos entre este año y el 2027 y son pagaderos con los fondos federales que el Congreso de los Estados Unidos aprueba cada año para dicho fin. Como resultado, los bonos no son una responsabilidad del gobierno territorial. Dicha deuda tampoco estaría incluida en el proceso de reestructuración de la deuda de Puerto Rico bajo el Título III de Promesa.

“Dentro de nuestro rol de asesor financiero del gobierno de Puerto Rico y sus instrumentalidades, hemos determinado que resulta en el mejor interés de la AFV, la (Administración de Vivienda Pública) AVP y el pueblo de Puerto Rico aprovechar las condiciones del mercado actual e intentar procurar ahorros en el servicio de la deuda pública existente”, indicó Marrero Díaz, en declaraciones escritas.

Actualmente, la AFV tiene unos $300 millones en bonos vigentes emitidos bajo el Programa de Fondos Capitales del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano federal (HUD, por sus siglas en inglés).

Los bonos a financiarse se habrían emitido en los años 2003 y 2008 y el producto de dichas transacciones se utilizó en mejoras y proyectos de modernización de residenciales públicos en toda la isla. Tales complejos son gestionados por la AVP.

El tamaño, la fecha de la emisión y la estructura que tendría la nueva emisión de bonos están sujetos a las condiciones del mercado y otros factores, mientras Standard & Poor’s, habría asignado una clasificación “AA-” a la deuda a emitirse, según se informó.

Según la Aafaf, una reducción en los pagos anuales que la AFV hace a los bonistas implicaría más fondos disponibles para la AFV.