Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

El economista Joaquín Villamil sostuvo que es bueno entender que la reducción fue causada mayormente por la baja en el subíndice de producción (36.4), aunque el de empleo también sufrió una baja significativa (43.2). (GFR Media)
El economista Joaquín Villamil sostuvo que es bueno entender que la reducción fue causada mayormente por la baja en el subíndice de producción (36.4), aunque el de empleo también sufrió una baja significativa (43.2). (GFR Media)

El indicador diseñado para medir el comportamiento de la actividad de la manufactura en Puerto Rico, el Índice de Gerentes de Compra (PMI, por sus siglas en inglés) cayó en terreno negativo el pasado mes de diciembre, (47.3) luego de mantenerse dentro del margen que representa “expansión” para el sector durante los pasados 13 meses.

Este índice, que se realiza mediante entrevistas a gerentes de compras de empresas manufactureras con más de 50 empleados en Puerto Rico, experimentó reducción en los cinco subíndices que lo componen.

La baja más significativa fue en el subíndice de producción, que se fijó en 36.4 en diciembre, luego de dos meses consecutivos sobre el umbral 50, que es el considerado como expansión de la actividad en este instrumento.

Ese resultado es producto de que un 36.4% de los entrevistados opinó que la producción en sus empresas estuvo peor ese mes. Solo un 9.1% expresó mejoría y el 54.4% indicó que estuvo igual.

El cambio reportado no representa, sin embargo, que se esté registrando necesariamente un retroceso en el sector, coincidieron conocedores del indicador.

“Un índice como el PMI puede verse afectado por eventos temporeros o por problemas con la muestra de empresas que participan en la encuesta. Por esa razón es bueno no dejarse llevar por una lectura sin ver la tendencia que lleva el índice por algún tiempo”, señaló el economista Joaquín Villamil, aunque no descartó del todo la importancia del hecho.

“Que el PMI haya tenido una baja tan marcada es motivo de preocupación por la importancia del sector de la manufactura. Sin embargo, es bueno entender que la reducción fue causada mayormente por la baja en el subíndice de producción (36.4), aunque el de empleo también sufrió una baja significativa (43.2)”, indicó.

Llamó la atención al dato de que la mejoría en muchos indicadores económicos que ocurrió desde el huracán María hasta mediados del 2018, comenzó a moderarse en la segunda mitad del año, por lo que lo ocurrido con el PMI “no es inconsistente con esa tendencia”.

Uno que no expresó preocupación por el informe fue el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy.

Este señaló que “luego de 14 meses en un umbral por encima de 50, que sugiere que hay una expansión continua en la industria de la manufactura, se refleja una reducción; pero estamos confiados en que la proyección de este sector en el año 2019, será una tendencia positiva de crecimiento y estabilidad”.

Por su parte, Rodrigo Masses, presidente de la Asociación de Industriales, entidad que apoya desde sus inicios el desarrollo de este indicador, se expresó sorprendido por estos resultados y adelantó que solicitará una reunión con la dirección del Instituto de Estadísticas para discutir el informe.

“Lo importante para nosotros es que no hemos visto nada de eso en el sector, no hemos visto ninguna contracción en la actividad de la manufactura. Vamos a pedirle una reunión al Instituto para evaluar la metodología y las numerologías para poder tomar las medidas pertinentes”, dijo.

La asistente de proyectos estadísticos del Instituto de Estadísticas, a cargo de este informe, Leira M. Nogué, explicó por su parte que la encuesta se realiza a las empresas de manufactura más grandes de Puerto Rico y su propósito es medir las condiciones de negocio a corto plazo del sector de la manufactura.

Su popularidad, indicó, estriba en su habilidad de servir como indicador líder de crecimiento económico y su potencial para identificar “turning points” en la economía. También, dijo, se destaca por lo oportuno que es ya que está disponibles mucho antes que los indicadores tradicionales económicos. Recalcó que este mide un cambio de un mes a otro.