Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Javier Hernández Acosta, director del Departamento de Administración de Empresas de la Universidad del Sagrado Corazón, moderó el encuentro.
Javier Hernández Acosta, director del Departamento de Administración de Empresas de la Universidad del Sagrado Corazón, moderó el encuentro. ([email protected])

“Las empresas familiares son un gran tesoro que tiene el país y muchas veces son invisibilizadas”, aseveró Javier Hernández Acosta, director del Departamento de Administración de Empresas (ADEM) de la Universidad del Sagrado Corazón (USC), moderador de un encuentro empresarial dedicado a las empresas de familia.

El Sagrado Corazón creó recientemente una maestría en Negocios de familia, y ante la poca información estadística que existe sobre este tema, la universidad interesa generar investigación para apoyar a los empresarios.

“Nunca antes nos habíamos cuestionado, como ahora, el modelo de desarrollo económico que necesita el país. Es un momento clave de reflexión de cuál es el modelo que queremos… y hace falta investigar más del tema para desarrollar política pública y evaluar qué apoyo la universidad puede darle para su sustentabilidad y crecimiento”, agregó Hernández Acosta.

Para Gilberto Marxuach, presidente de la USC, los países con una democracia vibrante necesitan de una clase media robusta que sirva de contrapeso en la sociedad. “Eso se construye con las pequeñas y medianas empresas (pymes), y nosotros necesitamos tenerlas para una economía próspera”, afirmó.

Marxuach aclaró que los países también necesitan tener empresas grandes de escala global y señaló que las pymes pueden llegar a ser empresas grandes como Goya y muchas otras que comenzaron siendo pequeñas y hoy son multinacionales.

En el evento participaron Jorge Argüelles, presidente del Centro Unido de Detallistas (CUD); Ana Mellado, directora de Recursos Humanos y Desarrollo Organizacional de Leonardo 5th Avenue; Ángel Torres, expresidente de Bacardi Puerto Rico y presidente de Plaza Provision; Alan Taveras, co-fundador de Brands of Puerto Rico; y Annette Giuliani, fundadora de Kamaleonic Fashion y de las marcas Funky Socks & More y de Monkey 23.

En Puerto Rico, la mayoría de los negocios son pymes -muchos de los cuales son manejados por familias- y son estos los que generan la mayoría de los empleos en el sector privado, según el presidente del CUD. “Las empresas familiares son las que mueven la economía de Puerto Rico”, expresó y señaló que en el caso de los socios del CUD, el 90% son negocios familiares.

“Ningún país moderno puede subsistir si no fortalece a las pymes y a las empresas familiares”, sentenció Argüelles, quien argumentó que al tener una base fuerte de pequeñas empresas en diversos sectores, el país diversifica su economía y distribuye también el riesgo, en caso de que algunas fracasen. Esto es más saludable y menos riesgoso que apostar a tener pocas empresas grandes, pues si una o dos de las grandes fracasan, el impacto en la economía sería mayor.

Entre los retos de las empresas familiares, los panelistas mencionaron: el acceso a capital y el manejo del recurso humano -ya que hay familiares y personal externo a la familia-, pero el principal es el preparar el plan de sucesión.