Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Al centro, Jim O’Drobinak, presidente de MCS, recibe el premio Antonio Luis Ferré. En la foto, Francisco Rodríguez, Antonio Luis Ferré Rangel, María Eugenia Ferré Rangel y José Ledesma.
Al centro, Jim O’Drobinak, presidente de MCS, recibe el premio Antonio Luis Ferré. En la foto, Francisco Rodríguez, Antonio Luis Ferré Rangel, María Eugenia Ferré Rangel y José Ledesma. (Vanessa Serra Díaz)

Las empresas familiares son un pilar importante para cualquier economía, pero para que pasen a la próxima generación con éxito deben articular medidas que permitan una sucesión organizada, algo que no siempre consiguen.