Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Vista de la finca de la empresa de biotecnología agrícola DuPont Pioneer en Salinas, que actualmente se encuentran en su llamado “growing season”. (Suministradas)
Vista de la finca de la empresa de biotecnología agrícola DuPont Pioneer en Salinas, que actualmente se encuentran en su llamado “growing season”. (Suministradas)

Salinas - Las empresas de biotecnología agrícola en Puerto Rico ya están operando casi al total de su capacidad tras recuperarse del impacto del huracán María y entrar en su periodo anual de mayor actividad.

Según una portavoz de la entidad que las agrupa, la Puerto Rico Agricultural Biotechnology Industry Association (Prabia), el hecho de que estén funcionando ya con normalidad asegura su continuidad en la isla.

“Cada miembro de Prabia ha tomado las medidas necesarias para reanudar operaciones. Nuestro compromiso con Puerto Rico se fortalece y volver a trabajar es un paso importante en el proceso de recuperación y normalización”, afirmó la directora ejecutiva, Beatriz Carrión.

Indicó que esta industria representa una actividad económica anual de $125 millones, emplea sobre 5,000 personas y aseguró que ningún empleado vio su trabajo afectado a consecuencia del huracán.

Explicó que la razón para que los daños en cosechas fueran menores es que la temporada alta de siembras y de actividad en estas empresas comenzó en octubre.

Jaime F. Sánchez, site manager de DuPont Pioneer en Salinas, destacó por su parte que hubo daños significativos en las empresas, pero recalcó que la importancia de la operación en la isla amerita la inversión que se realiza para la recuperación.

“Tenemos que recuperarnos de todos esos daños. En términos de dinero son muy significativos, pero las ventajas de Puerto Rico, las actividades que hacemos aquí, son lo suficientemente importantes para hacer las inversiones para recuperarnos de ese proceso”, dijo a El Nuevo Día durante una reciente visita a estas instalaciones y a su finca.

“Estamos totalmente convencidos de la relevancia de Puerto Rico en nuestro proceso de investigación y eso es lo que hace posible que hagamos las inversiones para recuperarnos del embate del huracán María”, abundó.

Henry Teran Santofimio, otro ejecutivo de esta empresa, a cargo de investigación científica, coincidió en que “básicamente todas las compañías están en su plan de siembras. Posiblemente, algunas puedan tener algo más pequeño con respecto al año pasado, y estén priorizando sus recursos en ciertos cultivos, pero en general yo diría que el sector está operando al menos en un 85% a 90% de la capacidad que hemos tenido en los mejores años”.

Los oficiales de DuPont Pioneer reconocen que el paso del huracán alteró en algo la perspectiva del sector.

“Eventos como este te cambian las condiciones de un minuto a otro. Estamos operando bajo condiciones que están un poco lejos de ser a las que estábamos acostumbrados”, sostuvo Teran. “Eso ha ocurrido aquí. Yo estoy totalmente impresionado con la actitud de la gente de que tenemos circunstancias nuevas, trabajamos en estas nuevas circunstancias y vamos hacia adelante”. afirmó.

Sánchez resumió el sentir del sector ante el paso del huracán. “No es que Puerto Rico quedó tierra arrasada y ya no podemos hacer absolutamente nada”, sostuvo, y expresó su convencimiento de que Puerto Rico es un destino seguro para “las empresas semilleras”.

Informó que DuPont Pioneer tuvo pérdidas en el campo, pero lograron recuperar entre el 70% y el 80% de lo que estaba sembrado. “Tal vez el daño más grande fue en estructuras donde sembramos plantas y parte de esas estructuras se perdieron y ese fue un daño significativo”, dijo.

Apuntó que otras estructuras, que se construyeron a mayor costo y de forma distinta, resistieron, por lo que concluyó que “hay que utilizar las cosas adecuadas en un sitio donde eventualmente puede existir un huracán de la naturaleza del que hubo”.

La importancia del sector

Los ejecutivos de DuPont Pioneer y Carrión recalcaron la importancia de Puerto Rico para esta industria.

“Hacemos un proceso extenso, cubriendo la mayor parte de todo el proceso de desarrollo de nuevas semillas aquí mismo en Puerto Rico y contamos con un grupo de empleados muy buenos, muy significativo”, dijo Sánchez. “La innovación es absoluta aquí y la hacemos en todas partes, en el campo, aquí en los laboratorios, en los procesos de siembra y post cosechas Es un proceso innovador, supremamente dinámico, en una estructura muy compleja de trabajo”.

Carrión destacó que esta industria es el primer empleador de la zona sur de la isla, así como de los agrónomos graduados del Recinto de Mayagüez.