Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Al centro, Guiomar García Guerra definió el norte de los esfuerzos filantrópicos de Bravo Family Foundation junto a los hermanos Alejandro y Orlando Bravo. (Archivo / GFR Media)
Al centro, Guiomar García Guerra definió el norte de los esfuerzos filantrópicos de Bravo Family Foundation junto a los hermanos Alejandro y Orlando Bravo. (Archivo / GFR Media)

El pasado 6 de enero, Guiomar García Guerra, quien dirigió la Fundación Flamboyán y más recientemente la Bravo Family Foundation en Puerto Rico, falleció tras perder su batalla contra el cáncer, informó el filántropo boricua, Orlando Bravo.

Guiomar fue una visionaria con un compromiso de por vida a la filantropía. Era una ejecutiva experimentada enfocada en organizaciones sin fines de lucro que dedicó su vida a maravillosas causas en Puerto Rico. Por siempre estaré agradecido por su liderazgo dentro de Bravo Family Foundation”, expresó Bravo.

Allí, García Guerra aclaró la misión de la fundación, reclutó al equipo que ahora seguirá su visión y creó programas como el Rising Entrepreneurs, que busca desarrollar la nueva generación de emprendedores del área oeste, y Exceptional Community Leaders Program, que busca forjar jóvenes líderes en el servicio comunitario.

“Siempre recordaré su profundo sentido de compromiso a Bravo Family Foundation, su excelente capacidad para tomar decisiones, su carácter moral, y sus valores. Guiomar trabajó hasta su último día con pasión y propósito para asegurar que nuestros programas siguieran adelante y que nuestra visión se ejecutara correctamente”, añadió el que fuera su colega y amigo en la fundación.

Oriunda de San Juan, la doctora en educación inició su carrera como maestra Montessori en comunidades de escasos recursos en la isla.

Luego se trasladó a la ciudad de Nueva York, donde, al mando de la incubadora de programas educativos de la Wallace Foundation, continuó su labor por el acceso a una educación de primer orden para los niños desventajados.

De regreso en la isla, fundó y lideró la Fundación Flamboyán por diez años, ayudando a los niños de escasos recursos en Puerto Rico y Washington, D.C. a mejorar sus destrezas de aprendizaje y mejorar el compromiso de sus familias con su educación.

Asimismo, la doctora trabajó con el Fideicomiso de Conservación y estableció la organización sin fines de lucro enfocada en mejorar la educación pública enla isla, Sapientis.

García Guerra obtuvo su bachillerato de Williams College, luego su maestría y doctorado de la reconocida Escuela de Educación de Harvard en el estado de Massachussets.