Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La recuperación de las redes tras el huracán María tuvieron dos retos principales: la lentitud en restablecer el servicio de energía eléctrica y el hurto de cobre. (GFR Media)
La recuperación de las redes tras el huracán María tuvieron dos retos principales: la lentitud en restablecer el servicio de energía eléctrica y el hurto de cobre. (GFR Media)

En la industria de las telecomunicaciones, las proveedoras usaron el 2018 para maniobrar entre dos prioridades: culminar las reparaciones que aún tenían pendientes tras el huracán María y sentar las bases para comenzar a desplegar tecnología 5G en 2019.

Por ejemplo, el máximo ejecutivo de Claro, Enrique Ortiz de Montellano, informó en noviembre que la empresa invirtió $250 millones en su infraestructura. “La inversión incluye definitivamente toda la restauración de las redes por el tema del huracán, y también el ‘upgrade’ de 4G a 4.5G. Incluye aumentar capacidad al 50% de las antenas actuales”, detalló entonces el ejecutivo.

Su homólogo en T-Mobile, Jorge Martel, anunció en septiembre que había activado su banda de rango extendido LTE en la frecuencia de 600 Mhz, con la promesa de “llegar dos veces más lejos y tener cuatro veces más penetración en estructuras”. Esta activación ya cubría 95% del territorio este mes. También Martel informó la instalación de 350 antenas nuevas con mayor capacidad y eficiencia, más “small cells” para densificar la red.

A su vez, la vicepresidenta de asuntos externos de AT&T, Alexandra Verdiales, reportó a mediados de mes que la proveedora tuvo “un cierre de año sumamente fuerte” al actualizar sus 466 antenas celulares. Además, Verdiales indicó que AT&T estaba ya desplegando tecnología para duplicar velocidades 4G LTE, proceso que la compañía llama “5G Evolution”.

T-Mobile y AT&T no precisaron a cuánto ascendió este año la inversión en sus redes.

En cuanto a las estadísticas más recientes de la Junta Reglamentadora de Telecomunicaciones –ahora renominada como el Negociado de Telecomunicaciones tras la consolidación bajo la Junta Reglamentadora del Servicio Público– las compañías registradas en este ente regulador acumulaban 8,186 plazas de trabajo. Esto representa 204 puestos menos respecto a 2017 y un bajón importante respecto a los 9,154 empleos que reportó en 2016.

En cuanto a ingresos de las compañías de telecomunicaciones y televisión por cable, la misma fuente fijó en $1,000 millones los ingresos a junio de 2018, que faltando medio año iban a buen ritmo respecto al 2017, cuando en todo el año se reportaron $1,912 millones. En 2016, antes de la debacle de María y los meses de créditos que muchas compañías emitieron por no poder dar servicio, ingresaron $2,269 millones.

En los suscriptores del serviciouniversal, que brinda acceso a comunicación a las personas indigentes y de bajos ingresos, el 2018 marcó una reducción sustancial. Mientras que en septiembre de 2017, había 523,446 suscriptores con subsidio, ese mismo mes en 2018 solo había 406,434. Este es el punto más bajo en los pasados cinco años, a pesar de que el uso del celular es cada año más alto.

En móvil, el mercado de prepago tuvo un aumento en 2018 con 1,024,799, frente a las 1,002,313 de 2017. Las cuentas por contrato anual bajaron de 2.38 millones en 2017 a 2.30 millones a octubre de 2018 (esta cifrase anticipa que aumente al cierre del año).

Sobre la penetración de internet de banda ancha, a pesar de la merma poblacional, se mantuvieron 3.33 millones de suscriptores hasta octubre, frente a los 3.37 millones de 2017.

El año pasado fue la primera vez que se superó el umbral de los 3 millones, pues para 2016 había 2.87 millones. En porcentaje de adopción, el Negociado estimó que mientras en 2016 había 88.2% de suscriptores por cada 100 personas, en 2017 se disparó a 101.07% y este año creció a 104.4%.

La recuperación de las redes tras el huracán María tuvieron dos retos principales, según denunciaron los líderes de las proveedoras: la lentitud en restablecer el servicio de energía eléctrica y el hurto de cobre.

Según las estadísticas recopiladas por Claro, este año se reportaron 150 incidentes de este delito hasta el 11 de diciembre, con 48 arrestos y 12 sentencias. El máximo mensual fue de 22 incidentes, que suelen provocar averías y requerir que se repitan reparaciones ya hechas.