Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Imagen de un hospital en Cataño. La medida de la FDA, que sería un duro golpe a la economía local, busca prevenir escasez de productos críticos en el mercado mundial. (Archivo / AP)
Imagen de un hospital en Cataño. La medida de la FDA, que sería un duro golpe a la economía local, busca prevenir escasez de productos críticos en el mercado mundial. (Archivo / AP)

La Agencia federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) considera autorizar a las fabricantes de dispositivos médicos a mudar su producción fuera de Puerto Rico, como medida para prevenir escasez de productos críticos en el mercado mundial.

Así lo informó hoy el comisionado de la FDA Scott Gottlieb mediante una declaración oficial sobre el arduo proceso de recuperación que enfrenta este segmento industrial por falta de electricidad y de estabilidad en su cadena de suministros tras el azote del huracán María hace un mes.

“La FDA está trabajando de cerca con unas 10 manufactureras – algunas son la única fabricante de cierto dispositivo en particular – para evitar que haya escasez de producto en todo Estados Unidos”, expuso Gottlieb sobre el segmento industrial que en Puerto Rico emplea a unas 18,000 personas.

En conjunto, en Puerto Rico se fabrican unos 1,000 dispositivos médicos de todo tipo, que incluyen “productos sencillos pero esenciales como instrumentos quirúrgicos y productos dentales, así como dispositivos complejos como marcapasos cardiacos y bombas de insulina”, detalló el comisionado, quien reconoció también la importancia de este renglón en la economía de Puerto Rico.

Destacó también que la FDA se ha expresado preocupada de que la industria biofarmacéutica en Puerto Rico no retorne a sus niveles de producción óptimos lo suficientemente rápido como para evitar una escasez de medicamentos importantes que se fabrican aquí.

Sin embargo, Gottlieb aseguró que -mientras toman medidas para asegurar que haya suficiente suplido de productos médicos y farmacéuticos en todo Estados Unidos – la reguladora también se esfuerza para que Puerto Rico retenga la actividad económica atada a este importante segmento, aunque “es muy posible que pasen meses antes de que la electricidad se restablezca del todo”.

“La FDA está comprometida con ayudar a restaurar la manufactura de productos médicos en Puerto Rico como parte de nuestros esfuerzos para proteger la salud de los estadounidenses y ayudar al pueblo de Puerto Rico a recuperar su economía local y su sustento”, finalizó Gottlieb.