Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

Rosado es la primera mujer en ocupar el cargo de presidenta de Prabia en los últimos 10 años   y la tercera en los 24 años de  existencia de la organización empresarial. (Suministrada)
Rosado es la primera mujer en ocupar el cargo de presidenta de Prabia en los últimos 10 años y la tercera en los 24 años de existencia de la organización empresarial. (Suministrada)

Sol Rosado, la nueva presidenta de la Asociación de Biotecnología Agrícola de Puerto Rico (Prabia, en inglés), es la primera mujer en ocupar ese cargo en los últimos 10 años y solo la tercera en los 24 años de existencia de esta organización empresarial.

Siendo agrónoma y egresada del Recinto Universitario de Mayagüez, Rosado ocupa el cargo de gerente de Investigación y Desarrollo de BASF, una de las siete empresas de biotecnología agrícola que operan en el país.

Su presidencia de Prabia se extenderá hasta 2020 y tiene entre sus principales metas profundizar la vinculación del segmento de biotecnología agrícola con la comunidad, y que se les reconozca como “científicos con conciencia social y ambiental que trabajamos para el crecimiento y desarrollo social del país”, afirmó.

Dicho objetivo está acompañado, aseguró, de un compromiso serio que tienen estas empresas con el país y con mantener su desempeño como buenos ciudadanos corporativos, que cumplen con todas las leyes establecidas por el gobierno de Puerto Rico.

Otra área en la agenda de trabajo de Rosado es apoyar a los agricultores puertorriqueños para mejorar sus técnicas de sembrado y riego y fortalecer así sus empresas.

La política de puertas abiertas desarrollada por estas empresas, a través de Prabia, será igualmente fortalecida por la nueva presidenta, quien insistió en que “ese contacto y relación con la comunidad es la meta más importante”.

Trabajo en comunidad

Además del apoyo que, durante la emergencia del huracán María, estas compañías ofrecieron a las comunidades donde sus operaciones está localizadas —y que según Rosado superó los $2 millones— tales empresas mantienen una labor y relación continua con sus vecinos.

Entre las actividades que desarrollan se incluyen iniciativas con escuelas intermedias y superiores para ofrecer información, no solo sobre el tema de la agricultura, sino sobre la tecnología y cómo la pueden transferir a la agricultura tradicional.

“Vamos a estar incrementando las actividades. La idea es mantener un compromiso importante con la educación. Queremos dar la opción a la generación que viene subiendo a que conozca y tenga la oportunidad”, dijo.

A esto se añade el trabajo con las universidades. “Cada año estrechamos lazos con las universidades que educan a los profesionales de agronomía y biotecnología en el país, tales como la Pontificia Universidad Católica, la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, y la Universidad Interamericana”, agregó.

Apoyo a los agricultores

Como parte de su agenda de solidificar el apoyo que se ofrece a los agricultores, indicó que la organización ha ampliado su accesibilidad a esta clase empresarial, y han sostenido reuniones con la Asociación de Agricultores, así como con otros gremios agrícolas y productores de cítricos de la montaña, han realizado programas educativosy compartido con ellos desarrollos tecnológicos que puedan serles útiles.

Esos desarrollos, abundó, incluyen el uso de satélites y sistemas de posicionamiento global GPS, agricultura de precisión, calibración de equipos, sensores, sistemas de riego inteligente y riego por goteo.

“Educamos a los agricultores acerca de la tecnología que ofrecemos y que ponemos a disposición de ellos”, explicó.

Puertas abiertas

La postura de mantener puertas abiertas a estas compañías aplica igualmente a todos los sectores interesados en conocer su quehacer. Se realizan visitas guiadas para universidades, escuelas, medios de comunicación, líderes corporativos y funcionarios de gobierno.

Según Rosado, las visitas a las instalaciones de las empresas promediaron 125,000 personas en cada uno de los años 2017 y 2018.

“Queremos que la gente vea lo que hacemos. Toda persona que interese visitarnos se comunica con nosotros en Prabia y con mucho gusto le gestionamos la visita a la facilidad que prefieran”, señaló.

Dicha política también busca demostrar el compromiso ambiental del sector, particularmente en el uso adecuado y el desarrollo de recursos naturales tales como el agua y los terrenos que ocupa, indicó.

“Si alguna industria tiene conciencia del uso responsable de nuestros recursos, es Prabia y los agricultores porque dependemos de ello para continuar operando. Por eso promovemos los sistemas de riego inteligente y de goteo, que tienen hasta un 60% de ahorro de agua”, abundó.

Rosado citó estimados de la organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) que indican que el 70% del agua en el mundo es utilizada por la agricultura para regadío y sólo un 6% de la superficie es regada es por aspersión o goteo. Destacó que las empresas agrupadas en Prabia llevan casi 15 años usando ese sistema.

Finalmente, afirmó que el sector ya se recuperó del impacto del huracán María, y aunque se requirieron cambios en las áreas de operación, los mismos fueron para bien. “Estamos seguros de que vamos a seguir creciendo en Puerto Rico”, declaró.