Bolsa de valores 05:30 AM
S&P 500
5615.35
0.55%
·
Dow Jones
40000.90
0.62%
·
Nasdaq
18396.98
0.62%
Noticia
Basado en hechos que el periodista haya observado y verificado de primera mano, o en información verificada que proviene de fuentes bien informadas.
Sindicato de cineastas radica querella contra productor

El gremio alega que la producción de “Un día de mayo”, financiada, en parte, con fondos federales ha impedido la organización de los trabajadores

5 de julio de 2024 - 1:00 PM

Un hombre con una cámara grabando una escena.
La Iatase se querelló contra la producción del filme "Un día de mayo" por alegadamente intimidar a los trabajadores del proyecto interesados en organizarse sindicalmente. (Shutterstock)

La Unión de Cinematografía en Puerto Rico (Iatse, en inglés) acudió ante las autoridades federales para denunciar supuestas prácticas ilegales por parte de la producción de la película “Un día de mayo”.

---

Read this article in English.

---

Entre otras cosas, señalaron a la producción de prácticas antisindicales.

El portavoz de Iatse, Neftalí Nieves, dijo en comunicado de prensa que los productores de la película -que ha recibido fondos públicos para su realización- han incurrido en “campañas antisindicales de las compañías de producción”, lo que incluye amenazas de cancelación de los proyectos si los empleados ejercen sus derechos federales a la organización sindical y a la negociación colectiva, derechos que en el caso de Puerto Rico, están también “garantizados constitucionalmente”.

Nieves explicó que la unión pidió a los productores del filme reconocer al sindicato luego de obtener el apoyo de los trabajadores del proyecto. Recordó que la doctrina federal establece que el patrono –es decir, los productores– podía reconocer la unión o pedir una elección ante la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo. Pero, según Nieves, la filmación se detuvo “en evidentes represalias contra los miembros de Iatase, local 494″.

“Un día de mayo” es una de las películas que recibió fondos federales a través del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), dependencia que repartió unos $70 millones en fondos del Plan de Rescate Americano (ARPA) a través del Programa de Desarrollo de la Industria Cinematográfica.

Según se informó, al repartir estos fondos, “Un día de mayo” recibió $1.8 millones.

Juan Esteban Suárez es el director, guionista mientras que Ilia Vélez aparece como productora. El Nuevo Día intentó comunicarse con Suárez, pero no hubo respuesta.

Vélez, por su parte, explicó que fue la persona que hizo el presupuesto y presentó la solicitud de los fondos, pues iba a ser la productora de la película. Sin embargo, aclaró que no realizó el trabajo de productora ni trabajó con la película pues se mudó a Estados Unidos a trabajar con otro proyecto.

“Aunque yo entiendo la importancia de la unión, y lo que representa para algunos trabajadores del cine, también entiendo que muchas veces es mucho mas importante trabajar en equipo para continuar desarrollando una industria nacional. Es lamentable que un cineasta como Juan Esteban Suarez, con lo que ha aportado al cien puertorriqueño y sus décadas de lucha por el cine tenga que estar pasando por esta situación”, dijo Vélez a este rotativo.

Nieves tampoco contestó llamadas de este informativo para obtener más información en torno a la controversia.

Por su parte, el director del programa de cine del DDEC, José Sánchez Acosta, indicó en una entrevista con este diario el mes pasado que al momento solo se ha terminado y difundido una de las películas en la lista de proyectos subvencionados por ARPA.

A preguntas de El Nuevo Día en torno a la controversia sindical, en declaraciones escritas, Sánchez Acosta dijo que “no tenemos ninguna reacción porque desconocemos la información. No hemos recibido ninguna notificación sobre ese tema”.

De acuerdo con la Ietase, los empleados en la producción “Un día de mayo” trabajaban en el proyecto bajo la constante amenaza de que “si la unión entraba, no iban a poder completar el proyecto, un verdadero chantaje antisindical y una violación a la ley federal y a los derechos constitucionales de nuestros miembros”.

La alegación de la unión incluye denuncias de discrimen por actividad sindical, amenazas contra los unionados por ejercer sus derechos bajo la ley y coacción.

Para el sindicato, el hecho de que el filme película sea financiado, en parte, con fondos federales es un argumento importante para que las autoridades federales consideren su reclamo.

“El crecimiento económico del sector de cine tiene que necesariamente incluir el mejoramiento de las condiciones de trabajo de los empleados y empleadas de esta industria en el país”, reza la declaración de Nieves.

Según Nieves, “lejos de brindar nuevas oportunidades a los técnicos especializados y buenos términos y condiciones de empleo, muchos de los proyectos cinematográficos seleccionados han optado por desarrollar sus proyectos sin reconocer el derecho de los trabajadores y las trabajadoras de estar representados por su sindicato”.

El líder sindical agregó que “es injusto que estas empresas estén discriminando contra los miembros de nuestra Unión y opten por contratar, en algunos casos, a personas que no cuentan con la preparación ni la experiencia necesarias para producir cine de calidad”.



Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: