Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Simara Laboy (horizontal-x3)
Simara Laboy ganó presentando un proyecto para “purificar y remediar agua contaminada con nitratos para proveer agua limpia a millones de personas que no tienen acceso”. (Jose Madera)

La estudiante doctoral Simara Laboy López llevará su idea de purificación de agua a la capital de la innovación Silicon Valley, gracias a que resultó ganadora de la primera edición local de la competencia internacional Global Impact (GIC), de Singularity University, anunció ayer Lucy Crespo, principal oficial ejecutiva del Fideicomiso de Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico (FCTI).

Mediante una subvención del FCTI, que cubre matrícula, gastos de viaje y alojamiento, la joven investigadora de la Universidad de Puerto Rico de Río Piedras se unirá este verano a un selecto grupo de 80 empresarios, estudiantes y científicos que, como ella, ganaron las competencias de sus respectivos países y durante 10 semanas participarán del intensivo Global Solutions Program (GSP), indicó Crespo.

Laboy López ganó presentando un proyecto para “purificar y remediar agua contaminada con nitratos para proveer agua limpia a millones de personas que no tienen acceso”, resumió la investigadora, de 22 años.

“Con tanta tecnología en 2016, aún no hay acceso a agua limpia en todo el planeta”, señaló.

La estudiante doctoral precisó que, según ha investigado,  57% de la población global no tiene  acceso continuo a esta necesidad básica; 28% usa agua sucia porque no le queda otra opción y 18% accede a agua tratada, pero que no cumple con los requisitos para clasificarla como verdaderamente limpia.

 Su proyecto busca crear un sistema de purificación por osmosis  que no implique altos gastos de energía y cuyos componentes sean de bajo costo e, incluso, biodegradables.

“La membrana que propongo es con un técnica bastante nueva de templado molecular”, señaló.

“Imita el funcionamiento de las enzimas”, explicó Laboy López. Esto implica que la membrana tendrá orificios a la medida exacta de los nitratos que busca extraer del agua sucia.  

¿Por qué escogió los nitratos y no otro contaminante? Laboy López explicó que es de los contaminantes más comunes y que, cuando están en mayor concentración, se les considera evidencia de polución bacteriana.

Este proyecto está alineado con el objetivo del GSP de “resolver los grandes problemas de la humanidad mediante la ciencia y la tecnología”, sintetizó Gary Urteaga, director y fundador de la GIC en Perú.

Las ideas que se escogen en el programa deben tener el potencial de mejorar el nivel de vida de mil millones de personas en un periodo de cinco a diez años. 

Las propuestas, además, tienen que brindar soluciones para alguna de las problemáticas más urgentes del planeta como: educación, energía, conservación ambiental, suministro de alimentos, salud, resiliencia ante los desastres naturales o -como en el caso de Laboy López- el agua.

El potencial de impacto exponencial, no lineal, se suele concretar mediante tecnologías como inteligencia artificial,  biotecnología, nanotecnología, construcción de redes y fabricación digital, entre otras, detalló - por su parte - Nicole Wilson, vicepresidenta de currículo y facultad de Singularity University.

“No somos una universidad regular, no tenemos programas de varios años para obtener un grado. El más extenso es este de 10 semanas”, indicó Wilson en alusión al GSP.

Durante la existencia de este programa, se han afinado ideas que luego se convirtieron en compañías innovadoras tipo start up, como MadeinSpace en 2010, ofreció como ejemplo. 

Esta empresa creó la primera impresora 3D “diseñada para operar en gravedad cero”.

Así, los astronautas no dependen de que se les envíe alguna pieza o suministro mediante un cohete, sino que la pueden imprimir.

Es la primera vez que Puerto Rico, a través del FCTI, accede a esta iniciativa global, en la que participan innovadores de países como Canadá, Chile, Estados Unidos, Perú y Dinamarca.

“Tenemos una visión de que en siete años veamos a Puerto Rico como una sede de creatividad e innovación, no porque lo digamos nosotros, sino porque lo dicen las métricas", expresó Iván Ríos Mena, principal oficial de operaciones del FCTI.

A la premiación también asistieron los dos finalistas de la competencia, el profesor Wilfredo Méndez de la Pontificia Universidad Católica, cuyo proyecto se enfoca diseñar y construir estructuras con materiales que respondan a su entorno, y la empresaria Jocelyn Javernick, quien se destaca en la industria de ingeniería de drones y sensores.


💬Ver 0 comentarios