Las empresas Puerto Rico Medical Supply y Customed consideran sumar un tercer turno a su producción para suplir la demanda de suministros médicos. (archivo)

En la planta de manufactura de productos médicos Customed, en Fajardo, la creciente necesidad de equipo de protección para profesionales de la salud, provocada por la pandemia de coronavirus (COVID-19), provocó que se tuviese que agregar un turno de trabajo desde la semana pasada.

“En la última semana hemos aumentado nuestra producción en un 20% a 25% y seguirá aumentando mientras consigamos más materia prima”, informó Félix Santos, presidente de Customed, empresa hermana de Puerto Rico Hospital Supply, que desde Carolina distribuye productos médicos a hospitales, clínicas, oficinas médicas, centros radiológicos y laboratorios clínicos en la isla y en Orlando, Florida.

Uno de los principales productos que sale de la línea de producción de Customed son las batas quirúrgicas, las que utilizan profesionales de la salud para realizar cirugías, y de aislamiento, que son para trabajar con pacientes de enfermedades contagiosas, como el coronavirus. Santos explicó que, debido a la pandemia, fueron pospuestas las cirugías electivas, por lo que bajó la demanda de batas quirúrgicas e incrementado la de aislamiento.

“Estamos en proceso de cambiar las batas quirúrgicas para venderlas como batas de aislamiento”, indicó sobre el producto, cuya manufactura comienza en otros países y se termina en la isla. “Ambas tienen un nivel 3 de protección y están hechas con un material que no permite el paso de partículas si te estornudan encima”.

“Debido al coronavirus, en nuestra fábrica hemos aumentado la producción de las bandejas de gases arteriales, que son para tomarle una muestra de sangre al paciente para determinar su nivel de oxígeno, algo que tienen que monitorear cuando lo ponen en ventilador”, detalló. “También hemos aumentado la producción de kits para catéteres, que son los que se usan cuando te van a poner suero”.

“Antes, en la planta se trabajaba turno y medio; ahora estamos en dos turnos y medio para satisfacer la demanda”, sostuvo Santos, quien fundó Customed en 1989. “Es posible que lleguemos a tres turnos”.

En el caso de Puerto Rico Hospital Supply, que fue establecida en 1946 por el abuelo de su actual presidente, Santos mencionó que los guantes, las mascarillas, los termómetros y el desinfectante de manos están entre los artículos que importan y distribuyen. “Le vendimos termómetros a la Guardia Nacional para su uso en el aeropuerto”, mencionó.

Expuso que debido a que la manufactura se había detenido en China por la pandemia, las mascarillas estaban escasas, y las que tenía Puerto Rico Hospital Supply se acabaron al final de la semana pasada, pero la semana que viene debe llegar un contenedor desde China, con lo que esperan satisfacer la demanda local. Aunque esas mascarillas no son las N95, que filtran bacterias y virus, informó que son las quirúrgicas con nivel 3 de protección. Reiteró que los artículos, sin importar su lugar de procedencia, deben cumplir con las regulaciones de la Administración federal de Drogas y Alimentos (FDA, en inglés).

Informó que ausculta el mercado ante la posibilidad de fabricar mascarillas en la isla, aunque admitió que el proceso podría tomar al menos un año debido a los permisos y regulaciones que hay que cumplir.

Mientras, ambas compañías nativas, con una plantilla conjunta de unos 150 empleados, redoblan sus esfuerzos para satisfacer la demanda de profesionales de la salud.


💬Ver 0 comentarios