El secretario del Departamento de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, reaccionó a la historia de El Nuevo Día mediante comunicación escrita. (Gerald López Cepero)

El secretario del Departamento de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, anunció hoy que tomará acción para atender el reclamo de los empresarios del sector de alimentos que denunciaron la lentitud de esa agencia en la aprobación de las etiquetas que deben llevar sus productos.

“Con el propósito primordial de agilizar la aprobación de etiquetas y la inspección de facilidades a los negocios relacionados con la industria de alimentos, el secretario de Salud anunció que se está tomando acción, adiestrando a nuevo personal”, lee un comunicado emitido esta tarde en reacción al artículo publicado hoy en la Sección de Negocios de El Nuevo Día.

Los empresarios, que hablaron en condición de anonimato por temor a represalias pues están en espera de esa aprobación, denunciaron la existencia de una crisis creada por la agencia, que apenas tiene una sola persona para evaluar y aprobar todas las etiquetas para productos hechos en Puerto Rico. 

“Si no te aprueban la etiqueta se supone que no se pueda introducir el producto al mercado”, denunció uno de los empresarios afectados.

En declaraciones escritas, Rodríguez Mercado afirmó que “estamos conscientes de la importancia de agilizar los procesos de ‘permisología’. Por tal motivo, hemos tomado acción sobre el tiempo que está tomando la realización de las inspecciones a las instalaciones donde se realizan los nuevos productos, así como la aprobación de las etiquetas. Por tal motivo, sostuvo, estamos adiestrando nuevo personal para esa área con la finalidad de acelerar el proceso”.

Ese nuevo personal será parte de la oficina de la Secretaría Auxiliar de Salud Ambiental, agencia que interviene directamente en el proceso, indicó Rodríguez Mercado.

Uno de los empresarios que habló con El Nuevo Día narró que Salud fue a inspeccionar su fábrica a principios de abril pasado y en ese momento el inspector se llevó cuatro etiquetas de productos que ya tenía acuerdos para vender en una de las principales cadenas de supermercado, a la que ya le suple otros productos. “Hasta la fecha de hoy no han sido revisadas”, dijo frustrado con la situación. 

Explicó que “sin esa aprobación de las etiquetas, Sanidad no me da licencia a pesar de que mi fábrica cumple con todos los demás requisitos. Además, no puedo lanzar otra línea de productos que han sido aprobados y que aumentaría la producción, los ingresos y los empleos en mi empresa”. 

Esfuerzos para obtener una reacción del Secretario previo a la publicación del artículo con la denuncia fueron infructuosos.


💬Ver 0 comentarios