A la derecha, Wanda Otero, propietaria de Vaca Negra, detalló los retos que enfrenta su grupo ante los altos costos en la distribución de productos. (Suministrada)

Tras un diálogo abierto entre los principales integrantes del segmento industrial del país, quedó claro que Puerto Rico necesita con urgencia una nueva visión que impulse el desarrollo de la manufactura en la isla. Se trata de una visión a largo plazo liderada por el sector privado, sin la obstaculización del gobierno y enfocada en la innovación y desarrollo del talento local.

El conversatorio, celebrado ayer en la sede de la Asociación de Industriales, reiteró el valor de la manufactura, que se mantiene como la actividad económica de mayor impacto en el país, así como el principal contribuyente a las arcas gubernamentales e importante proveedor de empleos.

Ante esto, Migdalia Rosado, directora ejecutiva de PRiMEX (Puerto Rico Manufacturing Extension) detalló que hoy por hoy el sector está compuesto por 1,730 empresas que aportan sobre el 57% del ingreso bruto de Puerto Rico, creando 74,500 empleos directos y 220,000 entre empleos directos, indirectos e inducidos.

“Hay que pensar diferente. El gobierno tiene que pensar diferente y elaborar estrategias a largo plazo. Tenemos que crear el ecosistema correcto y el gobierno tiene que entender finalmente que su rol es de facilitador”, afirmó el presidente de los industriales, Carlos Rodríguez, quien enfatizó que la actividad de investigación y desarrollo es fundamental para el crecimiento de la industria

Por su parte, Félix Negrón, vicepresidente de Medtronic, destacó la importancia del desarrollo de la infraestructura para potenciar el crecimiento en la industria. Además, enumeró la fórmula local para el éxito destacando la calidad de los productos, la implementación de procesos ejemplares, el ofrecimiento de un servicio excepcional, la innovación, el desarrollo continuo de nuevos productos, el manejo de la estructura de costos y la capacidad de seguir trabajando para ser competitivos. “Nunca vamos a ser los más económicos, pero sí podemos ser competitivos”, afirmó.

Subrayó, además, que “la base de todo esto es el talento, esa es la clave”, y abogó por dar mayor importancia a la educación vocacional-técnica y universitaria.

Félix Rivera, presidente de Engiworks, utilizó su experiencia empresarial para destacar que “la visión es hacer de Puerto Rico un centro de innovación, crear soluciones que el mundo necesita”. Coincidió en que para lograrlo, la educación es lo más importante.

La presidenta de Vaca Negra y representante de la agroindustria, Wanda Otero, se concentró en los retos que enfrenta su grupo ante los altos costos para la distribución de productos y la entrada de sus alimentos en los supermercados. Calificó también de crítico el tema de las licencias, permisos y la aprobación de etiquetas por parte del gobierno, por lo que reclamó cambios inmediatos.

A su vez, Rodrick Miller, director de Invest Puerto Rico, afirmó que hay mucha oportunidad de innovar, cambiar y reposicionarse, y apuntó que se requiere un cambio en la narrativa sobre la situación del país y los problemas con su infraestructura.

Por último, Julio Benítez, subsecretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), defendió el nuevo Código de Incentivos y anunció que están trabajando con cerca de 100 proyectos de nueva creación o de expansiones, que prometen 10,00 nuevos empleos y la retención de otros 20,000.


💬Ver 0 comentarios