Uno de los sectores más golpeados de la industria turística durante la pandemia ha sido el de los barcos cruceros. ( Archivo)

“Fuimos los primeros impactados por la pandemia, incluso desde antes del toque de queda, y seremos los últimos que vamos a arrancar”.

Así resumió Ángel Alverio, presidente del Capítulo de Puerto Rico de la Sociedad Americana de Asesores de Viajes (ASTA, en inglés), lo vivido por las agencias de viajes en la isla durante los pasados meses debido a la propagación del coronavirus COVID-19.

Explicó que desde antes que se reportara el primer caso de COVID-19 en la isla, los clientes comenzaron a cancelar viajes a medida que la enfermedad se propagaba a diversos destinos alrededor del mundo. El toque de queda local les impide abrir sus establecimientos. Las agencias que pueden hacerlo trabajan desde sus hogares, pero los días están llenos de solicitudes de posposiciones y cancelaciones de viajes y prácticamente nada de ventas.

“El trabajo nuestro de un año reservando cruceros y vuelos, se cayó, así que todas esas comisiones las perdemos porque hay que devolver el dinero a los clientes”, expuso Manuel Franceschini, presidente de la Asociación Puertorriqueña de Agentes de Viajes (APAV).

Alverio informó que en la isla hay 168 agencias de viaje activas que empleaban a unas 2,500 personas antes de la pandemia. Indicó que ante la falta de ingresos y ventas, la mayoría optó por cesantías temporeras para sus empleados. Estimó que unos 2,000 profesionales deben estar en proceso de recibir el seguro por desempleo. El beneficio es de hasta $190 semanales por persona y $600 adicionales por semana durante cuatro meses.

Ambos entrevistados coincidieron en que muy pocas agencias de viajes lograron acceder a los préstamos del programa de protección de nómina de la Administración federal de Pequeños Negocios (SBA, en inglés), luego de que se acabaran los fondos para la iniciativa en todo Estados Unidos. Los agentes de viajes que cualifican, han solicitado la ayuda de $500 para los que trabajan por cuenta propia, que distribuye el Departamento de Hacienda, y los $1,500 para pequeños negocios del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio.

Franceschini estimó que aún luego de que se reduzcan los contagios y las agencias de viajes puedan reabrir, eso no necesariamente conllevará un alza en ingresos a corto plazo. “Esas primeras semanas que abramos serán para gestionar reembolsos y cancelaciones”, dijo. “Entiendo que la gente no va a querer viajar este año, por temor. Muchos nos piden la devolución del dinero para viajar en 2021”.

Prevé que la demanda que más va a tardar en restablecerse es la de cruceros, luego de que se conocieran en todo el mundo casos de embarcaciones con pasajeros contagiados que pasaron semanas sin encontrar puertos que los aceptaran. “Algunas líneas de cruceros están ofreciendo hasta un 150% de crédito para que el cliente deje el dinero para un certificado de viaje futuro y le dan todo 2020, 2021 y 2022 para usarlo. Con todo y eso, la gente pide que le devuelvan los chavos”, relató.

De acuerdo con Alverio, la reducción en vuelos por parte de las líneas aéreas, cuánto demoren otros países en levantar las restricciones a vuelos internacionales y cuanto afecte la pandemia los bolsillos de los consumidores son otros factores que pudieran hacer aún más lenta la recuperación de las agencias de viajes en la isla.

Franceschini informó que los agentes de viajes propusieron a la Compañía de Turismo de Puerto Rico un plan de reapertura que incluye operar en horario limitado, el uso de mascarillas y guantes, atender por cita, atender solo a una persona por familia o grupo y tener desinfectante de manos para clientes y empleados. Al cierre de esta edición, no habían recibido respuesta.

Por otro lado, Alverio estimó que ante la falta de ingresos y ventas, es probable que hasta un 15% de las agencias de viajes en la isla “no sobrevivan el golpe tal y como existen ahora”.

“Lo que pudiera ocurrir es que una agencia independiente cierra su local y se convierte en una subagencia de otra. Existen par de grupos, como Agencias de Viajes Aliadas, que pudieran ser refugio para este tipo de agencias. Son grupos en que todos son dueños, compran en conjunto a mejores costos y con mejores comisiones”, expuso.


💬Ver 0 comentarios