El hotel Tryst abrirá en enero de 2020, y su restaurante, Wicked Lily, promete incorporar hasta 50% de productos locales. A la izquierda: Chris Friedland, Lori Bluett, Ryan O’Donnell y la chef Erika Suarez. (Suministrada)

Tres socios estadounidenses y la chef puertorriqueña Érika Suárez apuestan a reinyectar vida a la propiedad costera Atlantic Beach Hotel, ubicada en Condado y donde este viernes, 13 de diciembre, abre el restaurante Wicked Lily tras una inversión que ronda $1 millón.

Así lo informó el empresario en serie Christian Friedland, quien hace cuatro años es inversionista residente en Puerto Rico.

La segunda se concretará en febrero de 2020, cuando relancen el hotel remodelado bajo el nuevo nombre Tryst, adelantó Friedland sobre el proyecto en el que también participan como socios Ryan O’Donnell, encargado del aspecto financiero, y Lori Bluett, experta en el redesarrollo de bienes raíces.

Friedland relató a Negocios que, cuando visitó Puerto Rico por primera vez hace unos cinco años, le extrañó que en el distrito turístico del Condado “casi no había dónde llegar caminando, darse un trago y comerse algo a menos que fuera en el hotel donde uno se estuviese hospedando”. En una caminata por la playa, le llamó la atención la ubicación perfecta de la propiedad y su potencial a pesar de estar en deterioro. Y, en mayo de 2018, consiguió adquirirla junto con sus socios, por un monto no divulgado.

“Espero que podamos crear una vibra en la que la gente pueda venir a disfrutar. Estamos revitalizando un hotel increíble. No hay mejor vista que esta en Condado. Es una oportunidad única”, expresó.

Con esto coincidió Bluett, quien reveló que tanto se ha encantado con Puerto Rico y sus oportunidades de negocio, en particular en bienes raíces, que en enero ella también se muda a la isla.

“Con el restaurante, estamos tratando de crear un lugar para locales y turistas puedan venir y compartir un rato, no solo tomarse un trago o estar en una mesa, sino quedarse un rato y disfrutar del ambiente en Condado”, explicó Bluett.

Para cumplir con este objetivo la estructura de precios es competitiva y tiene opciones para variados presupuestos, informaron.

Por su parte, Suárez compartió que la oportunidad de Wicked Lily le llegó tras haberse mudado a Puerto Rico en 2017 para convertirse en la chef ejecutiva del hotel El Conquistador en Fajardo, poco antes del azote del huracán María. Cuando los socios le presentaron el concepto, “me fascinó porque siempre había querido tener un restaurante en la playa”, compartió Suárez, quien fue la primera chef ejecutiva de la línea de cruceros Norwegian.

El desarrollo del menú, en el que procura incorporar hasta 50% de productos frescos de Puerto Rico o adquiridos localmente, tomó seis meses. De estos, los últimos dos fueron intensos para alinear cada detalle con el estilo “ecléctico, relajado” del proyecto, indicó la chef. Esto incluyó dotarse de equipo especializado como un deshidratador, a fin de tener todas las herramientas para ofrecer calidad y opciones distintas.

A cargo de la coctelería está el mixólogo Frankie Díaz, que creó un menú de cocteles con sabores frescos para que se puedan disfrutar tanto en el área techada del restaurante y su terraza frente al mar, como al aire libre o bajo las sombrillas color fuschia y sillas de descanso ubicadas frente a la playa.

Hasta la fecha, el proyecto ha retenido 10 empleos y generado 40 adicionales, según informó Friedland, fundador de la plataforma de comercio digital Build.com.

La empresa puertorriqueña F&R Construction ha estado a cargo de las obras de remodelación tanto del restaurante como de la hospedería, que contará con 42 habitaciones entre el edificio principal y otro adyacente.


💬Ver 0 comentarios