(semisquare-x3)
A principios de esta semana trascendió que las empresas Luis Ayala Colón y Tote Maritime llegaron a un acuerdo para crear una nueva entidad. (GFR Media)

La Oficina de Asuntos Monopolísticos (OAM) del Departamento de Justicia confirmó a El Nuevo Día que evalúa el acuerdo comercial al que han llegado la empresa Luis Ayala Colón con Tote Maritime, el cual le daría a este último el dominio de las instalaciones portuarias de Puerto Nuevo.

“La Oficina de Asuntos Monopolísticos advino recientemente en conocimiento de esta situación y realiza la evaluación correspondiente. En este momento no podemos determinar el tiempo exacto que tomará el cernimiento inicial”, manifestó Denise Maldonado, secretaria auxiliar de la OAM.

Maldonado señaló que una vez culmine la investigación, su oficina le notificará a las autoridades federales pertinentes los hallazgos y le presentará los correspondientes trámites legales, de ser necesario.

A principios de esta semana, la senadora Rossana López dio a conocer que las empresas Luis Ayala Colón y Tote Maritime llegaron a un acuerdo, mediante el cual crearían una nueva entidad, la Puerto Nuevo Terminal, la cual tendría el control casi absoluto de las instalaciones portuarias que quedan cerca de la avenida Kennedy.

Ambas empresas le solicitaron a la Federal Maritime Commission, agencia que regula los permisos para hacer negocios en el puerto de San Juan, que autorice la negociación. Dicha comisión tiene hasta mediados de este mes para aprobar o no la misma.

Voces en el sector privado han expresado sus reservas con este acuerdo, pues entienden que pondría a Puerto Rico en una situación vulnerable. Esto, ya que dos compañías -Tote y Crowley- tendrían el control absoluto de las tarifas, de la descarga de los contenedores, de los horarios para levantar la mercancía del muelle, así como de quién entra al puerto de San Juan. Además, temen que los barcos internacionales no tengan prioridad en la entrada, lo que afectaría el suministro de bienes en la isla.

Hasta ahora el gobierno estatal no se ha expresado sobre la transacción. El Nuevo Día intentó conseguir antier y ayer una reacción de Anthony Maceira, director ejecutivo de la Autoridad de Puertos, pero el funcionario se negó a ser entrevistado. “Hola, el lcdo. Maceira Zayas no va a hacer expresiones sobre el tema en este momento”, respondió José Carmona, a cargo de Comunicaciones en la agencia.

En el pasado compañías navieras se se pusieron de acuerdo en aumentar artificialmente los precios, lo que impactó al comercio, así como los empleos.

La senadora López indicó del 2011 al 2014 se descubrieron las irregularidades en el cobro a clientes y los pagos remitidos a la Autoridad de los Puertos, que en el caso de Crowley fue una cantidad cercana a los $2 millones.

Para el año 2015, el Secretario Auxiliar de la Oficina de Asuntos Monopolísticos del Departamento de Justicia, Jesús M. Alvarado-Rivera, informó que durante la investigación se identificaron irregularidades no tan solo con el cobro, sino también con la facturación del “cargo por seguridad mejorada”, también conocido como “scanning fee”, aprobado en el 2011 por Puertos

El por qué del acuerdo

Fuentes de este diario señalaron que la empresa Luis Ayala Colón llegó a este acuerdo con Tote porque necesitaba invertir una suma de dinero en mejoras a la propiedad, pero no disponía del capital necesario para hacerlas. Los ejecutivos de Luis Ayala Colón no contestaron las llamadas de este rotativo para que explique los motivos de la transacción ni qué pasará con los empleados de la compañía.


💬Ver 0 comentarios