Tras la degradación Universal sostuvo que atiene el asunto con prontitud. (GFR Media)

La casa evaluadora de aseguradoras AM Best ha quitado la clasificación de excelencia (“A-“) a Universal Life Insurance Company y en consecuencia, modificó su clasificación para la aseguradora matriz, Universal Insurance Company (UIC).

De igual forma, AM Best también degradó la clasificación de la filial de Universal en América del Norte (Universal North America).

De inmediato, la aseguradora indicó que la casa evaluadora continúa catalogando como “sólida”, la posición financiera del conglomerado de seguros.

AM Best tomó su decisión crediticia al plantear que las clasificaciones de Universal y sus subsidiarias continúan bajo revisión con implicaciones negativas.

“Esta situación no tiene ningún impacto en la solidez financiera y capitalización de Universal Life”, indicó la empresa.

La decisión de AM Best sobre la principal aseguradora doméstica o nativa de Puerto Rico se regó como pólvora en el sector de seguros durante el fin de semana, cuando se reanimaron las preocupaciones acerca de la viabilidad del sector de seguros, particularmente el local o nativo, y las debilidades operacionales que enfrenta a raíz del ciclo de pérdidas que dejaron los huracanes Irma y María de 2017.

De acuerdo con el informe de la casa acreditadora, Universal posee un estado de situación adecuado y un sólido desempeño operacional.

Empero, el ajuste en la revisión crediticia se produjo a raíz de las acusaciones federales contra Greg E. Lindberg, accionista principal de Private Bankers Life & Annuity (PBLA), empresa que ofrecía el reaseguro de la subsidiaria de Vida de Universal, Universal Life.

PBLA es una firma de reaseguro con sede en Bermuda y su accionista principal, Lindberg -un empresario de seguros de Carolina del Norte- a quien las autoridades federales le imputaron ser parte de un esquema de sobornos y contribuciones políticas a cambio de que el regulador de ese estado, que buscaba la reelección, tomara decisiones a favor de sus empresas. Las acusaciones se hicieron públicas para abril de este año, según el diario especializado The Wall Street Journal y otras publicaciones de seguros. Como parte de ese ardid, Lindberg tomó a préstamo para sí mismo al menos $2,000 millones de firmas de seguros de vida para comprar un centenar de negocios en diversas industrias.

Para AM Best, las acusaciones federales contra Lindberg ponen en duda la calidad de los activos que PBLA ha utilizado como respaldo para responder a Universal, de ser necesario, propiciando así la degradación o ajustes a las clasificaciones de Universal.

Específicamente, según la casa crediticia, PBLA ofrecía a Universal Life el reaseguro para cubrir las reservas que se requieren a las aseguradoras para respaldar los productos de anualidades que ofrece a individuos. Una anualidad es una especie de cuenta de ahorros, donde luego de aportar por un tiempo establecido, la persona recibe sus ahorros y un rendimiento negociado con la aseguradora. En términos muy simples, un tratado de reaseguro permite que un asegurador haga los pagos a sus clientes por las reclamaciones que reciba y luego, recobre tales a la firma que actúa como reasegurador.

En el caso de Universal Life y Universal North America, la clasificación se movió de excelente (con la clasificación “A-“) a buena (con la clasificación B++).

En el caso de la matriz Universal Insurance Company, AM Best mantuvo la clasificación de excelencia, pero modificó la clasificación, de “A-“ a “A”.

“AM Best tiene preocupaciones con la calidad de los activos de fideicomiso dadas las controversias con la organización de PBLA y la capacidad para que Universal Life pueda encontrar un reasegurador de reemplazo y/o pueda recapturar ese bloque de anualidades fijas”, reza la declaración de la casa evaluadora al destacar que la aseguradora no encara problemas con sus demás relaciones de reaseguro.

“Aunque AM Best reconoce que Universal Life ha tomado un número de paso para mitigar cualquier disloque de sus operaciones, incluyendo esfuerzos para encontrar un reaseguro de reemplazo, cualquier deficiencia en su plan para corregir su estrategia de reaseguro para recapturar o reemplazar esta contraparte (PBLA) puede resultar en acciones clasificatorias adicionales”, advirtió la firma.

Empero, los ajustes por parte AM Best, a las aseguradoras de propiedad y contingencia del conglomerado, es decir, UIC y Universal North America, responden al efecto que la situación con PBLA tendría sobre el programa de manejo de riesgo (ERM, en inglés) del conglomerado de seguros. Según AM Best, en ese contexto, el programa de ERM de UIC y Universal North America muestra debilidades y por ello, la evaluación se ha ajustado de “apropiado” a “marginal”.

Tras la movida crediticia, Universal sostuvo que atiene el asunto con prontitud.

“Ejerciendo la prudencia que nos caracteriza, ULIC dejó de ceder negocio nuevo a PBLA tomando la determinación de recapturar su cartera de negocio de reaseguro con esta empresa. Como parte de este proceso, ULIC ha estado solicitando propuestas a través de nuestros ‘brokers’ de reaseguro Willis Towers Watson y en este proceso, se están evaluando propuestas recibidas para reemplazar el reasegurador actual”, indicó Universal.

Dicho proceso de reemplazo debería completarse en unos 90 días, se indicó.

De acuerdo con el conglomerado, en este momento, Universal es el grupo de seguros con mayor capital y sobrante en el mercado de seguros de Puerto Rico.


💬Ver 0 comentarios