(semisquare-x3)
Según LinkedIn, entre las habilidades duras en mayor demanda están: manejo de datos en la nube, inteligencia artificial, razonamiento analítico, manejo de personas y diseño de experiencia del usuario. (Shutterstock)

“En el futuro del trabajo, lo que va a importar es si esa destreza o labor la puede hacer un humano o una máquina”.

Con estas palabras, Viviane Fortuño, presidenta de la empresa de consultoría de recursos humanos y transición de carrera Career Transitions, Inc., ilustró los cambios que ya se empiezan a ver en el mercado laboral alrededor del mundo y para los que Puerto Rico debe comenzar a preparar a su capital humano.

Se trata de una tendencia palpable, tanto en los puestos de trabajo cuya demanda empieza a despuntar, como en el tipo de habilidades y destrezas que los patronos esperan encontrar en quienes buscan empleo.

“Las empresas en Puerto Rico están muy necesitadas no solo de lo que sabes hacer, sino de cómo te comunicas, de pensamiento crítico, ética y resolución de problemas”, apuntó Fortuño sobre la experiencia de reclutadores de su empresa y de socios en los Estados Unidos. “El futuro está en la combinación del conocimiento técnico y de las destrezas humanas”.

Así, aludió a cambios que reflejan el impacto que la inteligencia artificial, la automatización y la digitalización ya tienen en el mundo laboral. De acuerdo con el más reciente “Informe sobre el Futuro del Empleo” del Foro Económico Mundial, que muestra las tendencias previstas para el periodo de 2018 a 2022 en 20 economías y 12 sectores industriales, “el cambio en la división del trabajo entre los seres humanos, máquinas y algoritmos puede desplazar 75 millones de puestos de trabajo actuales, mientras que al mismo tiempo pueden surgir 133 millones de nuevas funciones laborales”.

Esto se debe a que, actualmente, un promedio del 71% del total de horas de trabajo en las industrias evaluadas por el informe son realizadas por humanos y 29% que llevan a cabo máquinas o algoritmos. Para 2022, se espera que esos promedios estén en 58% de horas de trabajo realizadas por humanos y en 42% por máquinas o algoritmos.

“Eso significa que los trabajadores verán un cambio promedio del 42% en las habilidades requeridas en el lugar de trabajo en el período previo al 2022”, reza un resumen del informe en la página web del Foro Económico Mundial.

Destrezas más buscadas

Las primeras diez habilidades que se espera cobren mayor relevancia de aquí a 2022, de acuerdo con el informe, son: pensamiento analítico e innovación; aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje; creatividad, originalidad e iniciativa; diseño y programación de tecnología; pensamiento crítico y análisis; resolución de problemas complejos; liderazgo e influencia social; inteligencia emocional; razonamiento y generación de ideas; y evaluación y análisis de sistemas. La gran mayoría son habilidades inherentemente humanas.

Un estudio de la red social laboral LinkedIn arrojó resultados similares, al revelar que los empleadores buscan una combinación de “habilidades blandas” (destrezas personales, sociales y de comunicación) y “habilidades duras” (destrezas técnicas). Entre las “blandas”, menciona que las más buscadas por los patronos son: creatividad, persuasión, colaboración, adaptabilidad y manejo del tiempo. Mientras, las “habilidades duras” en mayor demanda son: manejo de datos en la nube, inteligencia artificial, razonamiento analítico, manejo de personas y diseño de experiencia del usuario.

Fortuño agregó que las organizaciones también buscan en sus empleados “espíritu emprendedor, disponibilidad y movilidad profesional (flexibilidad para trabajar desde distintos lugares y horarios), liderazgo, pensamiento estratégico, empatía, sentido de colaboración, conocimiento de idiomas y manejo de herramientas tecnológicas”.

“También se busca el desarrollo de los ‘influencers’ en el área de trabajo, líderes que comunican con confianza y tienen la capacidad de influenciar a otros de forma positiva”, añadió la experta.

El secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Carlos Saavedra, apuntó que “hemos podido notar que los patronos están buscando destrezas a las que antes no se les daba tanto énfasis”.

A modo de ejemplo citó el informe “Destrezas y Ocupaciones en Mayor Demanda 2017”, elaborado por la agencia, según el cual el bloque de destrezas más requeridas por los patronos en la isla es el de compromiso con la empresa, con 51.2%. Entre esas destrezas se incluye: cumplir itinerarios, trabajar fuera del horario regular, trabajar sin supervisión, trabajar bajo presión de tiempo y manejar situaciones de emergencias relacionadas al trabajo. En segundo lugar quedó el bloque de destrezas de comunicación, con 35.4% de los patronos exigiendo habilidades relacionadas con comunicaciones interpersonales y con clientes, abundó el funcionario.

Empleos que crecerán

Los avances de la tecnología y el alza en la demanda de destrezas que distinguen a los humanos de las máquinas, también impactan el tipo de empleos para los que se augura una mayor demanda. “El futuro está en la combinación del conocimiento técnico y las destrezas humanas”, expresó Fortuño. “Por ejemplo, programadores éticos que sepan de inteligencia artificial e inteligencia emocional, o ser abogado y tener ese conocimiento en ciberseguridad”.

Entre los trabajos para los que crecerá la demanda mencionó: arquitectos de macrodatos (“big data architect”), inteligencia del cliente (“customer intelligence”), e ingeniería informática. Los primeros dos están relacionados con el hecho de que organizaciones de todo tipo -desde el gobierno y las empresas privadas hasta el tercer sector- manejan una cantidad de datos cada vez mayor, por lo que necesitan profesionales que manejen y analicen toda esa información.

Por su parte, el secretario del Trabajo, Carlos Saavedra, expuso que “hemos notado un impulso en las carreras donde el enfoque no es solo tu productividad, sino las destrezas creativas o ‘soft skills’, por lo que vemos que el mercadolaboral en Puerto Rico se está alineando a la tendencia global”.

Según el “Informe sobre el Futuro del Empleo” del Foro Económico Mundial, las diez ocupaciones de mayor crecimiento son: analistas de datos, especialistas en inteligencia artificial, gerentes generales y de operaciones, desarrolladores y analistas de software y aplicaciones, profesionales de ventas y mercadeo, especialistas en “big data”, especialistas en transformación digital, especialistas en nuevas tecnologías, especialistas en desarrollo organizacional y servicios de tecnología informática.

En el caso de Puerto Rico, el envejecimiento de la población y los problemas sociales impulsarán la demanda de ocupaciones relacionadas a la salud física y mental. “Los servicios de sicología y salud mental tienen una demanda increíble por la situación que estamos viviendo con los problemas de la sociedad actual, que generan estrés, fobias y adicciones”, dijo la presidenta de Career Transitions, Inc. “También se necesitan profesionales preparados para ofrecer servicios de salud física, enfermería y salud emocional a una población envejeciente y activa, como la generación de los ‘baby boomers’”, agregó la experta.

Otras carreras en crecimiento en la isla están en las áreas de turismo, biotecnología, energía renovable, salud ambiental y programación de aplicaciones para dispositivos móviles, mencionó Fortuño. “También está creciendo la demanda por traductores e intérpretes, más allá de inglés o español, sobre todo en empresas que necesitan comunicarse con empleados, socios o clientes en China e India, y para la traducción de manuales”.

Dado a que cada vez más personas se adentran en el autoempleo y el empresarismo, la experta indicó que se están buscando especialistas en desarrollo de negocios y personas con conocimiento de cómo hacer comercio exterior, así como expertos en mercadeo virtual y comercio electrónico (“e-commerce”).

En cambio, el Foro Económico Mundial menciona en su informe que, entre las ocupaciones que experimentarán el declive más acelerado de aquí a 2022, están: empleados de entrada de datos (“data entry”), secretarios administrativos y ejecutivos, trabajadores de fábricas y empleados del servicio postal.

Búsqueda digital de empleo

La influencia de la digitalización se hace patente en el proceso de búsqueda de empleo, pues gran parte tiene lugar en plataformas digitales como LinkedIn, Indeed, Glassdoor y Google For Jobs, entre otras. “Si tratas estas plataformas como si fuera un resumé, te cuelgas”, sentenció Fortuño. “Es importante crear tu marca personal y propia, trabajar el ‘networking’ y la lista de contactos que te pueden ayudar en esa búsqueda”.

Para ello, sugirió no solo subir el resumé a las plataformas, sino utilizarlas para compartir logros e información que pueda ser relevante para empleadores y reclutadores. “Deja ver en qué sobresales, comparte lo que has hecho en la comunidado cómo puedes ser de valor a un prospecto patrono”, recomendó Fortuño, al recordar que algunas de estas páginas web funcionan como redes sociales, por lo que quien busca empleo debe mantener sus perfiles en estas con información actualizada.

“Puedes contar la historia de tu carrera profesional, usar tu perfil como una vitrina de tus destrezas, conocimientos, logros y de cómo ayudas a la comunidad”, añadió la experta. “Hay que dedicarle tiempo para así posicionar tu marca. Si pierdes tu empleo, tienes un nuevo trabajo: buscar trabajo. El tiempo que le dediques a la búsqueda determina el éxito”.

Acerca del resumé, dijo que “es como tu tarjeta de presentación, pero después de leerlo, lo primero que voy a hacer como reclutador es buscarte en línea, ver tus perfiles en redes sociales como LinkedIn, Facebook y Twitter, ver cómo está tu marca y tu trayectoria”.

Tan importante es la imagen virtual de un candidato a un puesto de trabajo, que Fortuño informó que en el encabezado del resumé ya no se incluye la dirección física, sino el nombre, número de teléfono y dirección del perfil del candidato en LinkedIn.

El resumé comienza “con un perfil resumido de quién eres como profesional”, dijo Fortuño, pues el renglón de objetivo (donde se detalla el puesto al que se aspira) solo se recomienda para estudiantes recién graduados de escuela o universidad que no cuentan con experiencia laboral o voluntaria.

Luego, se procede a mencionar la experiencia, comenzando por el puesto más reciente, e incluyendo los años en ese puesto, una breve descripción y logros alcanzados. Por último van los renglones de educación -donde se incluyen desde nivel escolaridad o de educación universitaria hasta certificaciones o cursos técnicos-, afiliaciones a asociaciones profesionales y experiencias de voluntariado. Las referencias ya no se incluyen, según la experta.

Después de leer el resumé y buscar el perfil del candidato en las redes sociales, se pasa al proceso de entrevista, que hoy día muchas empresas acompañan de la administración de pruebas o “assessment tools”. “Son pruebas de estilo de liderazgo, de trabajo y de comportamiento. Con los resultados de las pruebas y la entrevista, el reclutador monta un reporte y eso se le presenta al patrono, que compara los resultados de varios candidatos y toma la decisión final”, dijo Fortuño.

Apuntó que la digitalización también impacta a quienes trabajan por cuenta propia. “Si trabajas por servicios profesionales, tienes que tener perfil profesional en redes sociales y plataformas de búsqueda de empleo, pues tienes que usarlas para buscar clientes. Al utilizar estas herramientas tecnológicas, debes conocer y resaltar tus talentos, destrezas, aptitudes y competencias para poder vender tus servicios”.


💬Ver 0 comentarios