Palma de Lucía (Suministrada)

Aumentar el número de huéspedes extranjeros es uno de los retos que enfrentan los paradores de cara al 2020, año que las pequeñas hospederías que pertenecen a la Asociación de Dueños de Paradores y Turismo de Puerto Rico reciben con optimismo.

“Podemos resumir el 2019 como un año de ajustes substanciales. Estuvo repleto de retos en competitividad, aumentos en el costo de operación y nuevas reglamentaciones, junto a cambios en las funciones de la Compañía de Turismo y las nuevas estrategias de mercadeo implantadas por el DMO (organización de mercadeo de destino)”, señaló Jesús Ramos, presidente de la asociación y dueño del Parador Villas Sotomayor en Adjuntas, mediante comunicado de prensa.

“Desde el punto de vista de exposición y mercadeo, el terreno es más complejo. Tenemos que aumentar el número de huéspedes extranjeros y con la tecnología digital, los mercados están más segmentados y las estrategias para llegar a los clientes son diversas. Esto requiere inversiones constantes en innovación y participar simultáneamente en múltiples plataformas. Aunque los paradores hemos hecho grandes inversiones en tecnología y facilidades, no todas las hospederías pequeñas tienen esa capacidad”, apuntó Xavier A. Ramírez, líder del Comité de Mercadeo de la asociación.

“Este año 2019, la ocupación promedio en los paradores estuvo regular. En promedio, hasta noviembre hemos estado cerca de 6% por debajo del 2016, que es el último año con el que podemos compararnos equitativamente, y las reservas para diciembre han estado lentas”, añadió Christian Rivera, codueño y operador del Parador Guánica 1929.

“Ciertamente, para todas las hospederías pequeñas, nuestro primer reto es la propagación desmedida y la poca fiscalización de los hoteles ilegales en los centros turísticos a través de la isla. Como han hecho otros destinos importantes del mundo, Puerto Rico necesita atender sabiamente este problema”, mencionó Juan López, dueño de los paradores MaunaCaribe en Maunabo y Palmas de Lucia en Yabucoa.

“Durante los pasados dos años los paradores hemos invertido sobre $3 millones para modernizar nuestras propiedades y hoy ofrecemos un mejor producto; por lo que miramos al 2020 con gran optimismo y como una oportunidad. Aunque, el DMO está haciendo un excelente trabajo en atraer más visitantes a la isla, lo cual se refleja en los indicadores de los tres aeropuertos; aun los viajeros se están concentrado en San Juan e Isla verde, donde hay sobre 5,000 alojamientos residenciales y muchos hoteles ilegales”, dijo Claire Ruiz, gerente general del Parador el Faro en Aguadilla.

“En promedio, para los paradores la temporada de verano de 2019 (de mayo a agosto) fue más lenta que en años anteriores. Fuimos afectados por más lluvia que lo normal y los eventos del verano del 2019. Según los datos de la Compañía de Turismo, durante los meses de verano, el alojamiento de turistas extranjeros aumentó en 18%, sin embargo, en los hoteles y paradores fuera de San Juan solo llegó un 2% adicional versus el 2018”, resalto Ramos.

Por otra parte, según Ramírez, “hay muchas señales positivas en la recuperación del turismo y vamos a aprovecharlas aumentando el mercadeo hacia el exterior. Vemos un aumento sostenido en los viajeros extranjeros que llegan hasta el área oeste; y en Combate Beach Resort ya estamos al mismo nivel del 2016 y el 2017 pre-María. Al final de 2019, nuestra ocupación será igual o mejor al 2016 y 2017”.

“Durante los meses de octubre y noviembre 2019 llegaron más visitantes que en el 2016, 2017 y 2018; y el paso de reservas para diciembre 2019 a febrero 2020, compara con años anteriores. Esta semana dialogamos con visitantes de North Dakota, Nueva York, Iowa, Montreal, Toronto, Colombia, Japón y Texas”, agregó el también codueño y gerente general del Combate Beach Resort en Cabo Rojo.

Otros paradores en la asociación son Boquemar, en Cabo Rojo; Yunque Mar, en Luquillo; y El Buen Café, en Hatillo.


💬Ver 0 comentarios