Según la empresaria Marni Meistrell, menos pacientes están visitando los dispensarios de cannabis medicinal en la zona sur, luego de los terremotos y la secuela de temblores en la zona. (Archivo)

La industria del cannabis medicinal no ha sufrido mayores daños durante el periodo de actividad sísmica que sacude al país, pero sus ventas han caído como resultado de una merma en las visitas de pacientes a los dispensarios y una aparente escasez de dinero para adquirir sus productos.

La información la adelantó la empresaria y cofundadora de Tropizen, Marni Meistrell, quien sostuvo que ha estado en conversaciones con sus clientes y otros integrantes de la industria.

“Nuestras instalaciones de manufactura y cultivo están operando normalmente y nuestros edificios están libres de daños estructurales luego de los sismos. Además, nuestra cosecha de cannabis, así como el inventario de producto terminado no se han visto afectados”, expresó Meistrell, tras asegurar que la empresa continúa sirviendo a los dispensarios de cannabis.

Sostuvo que en lo que respecta al estado de la industria recibió informes que apuntan a una reducción en las ventas de cannabis de hasta un 25% luego de los sismos ya que los pacientes han reducido la frecuencia de sus visitas a los dispensarios y están mostrando además dificultades para pagar por sus medicinas.

Informó que la industria ha respondido a la crisis organizando colectas de suministros para su entrega a residentes de los municipios afectados.

“Mientras que la industria de cannabis de Puerto Rico estaba mejor preparada para otra emergencia luego del paso del huracán María, los terremotos recientes han claramente afectado una porción significativa de pacientes lo que ha disminuido las ventas”, abundó Meistrell. “Esperamos que este efecto sea de carácter temporero ya que la industria ha demostrado su resiliencia anteriormente”.

La empresaria propuso al gobierno que considere la posibilidad de una moratoria en la expiración de certificaciones de pacientes en los municipios que fueron incluidos en la declaración federal de desastre, por un período de al menos 90 días.

Relató Meistrell que luego de los terremotos, la producción de los productos de Tropizen que incluyen gomitas de fruta y pique con infusión de cannabis, permaneció inalterada a pesar de una interrupción en el servicio eléctrico que se extendió durante varios días, lo que les forzó a utilizar sus generadores eléctricos de 300kw y puntos de acceso móvil a Internet.


💬Ver 0 comentarios