(semisquare-x3)
(Agencia EFE)

Aunque por ahora la mayoría de las tiendas Sears y Kmart continuarán abiertas en Puerto Rico, el futuro de ambas cadenas es impredecible a largo plazo.

Lo que sí es cierto es que Sears Holdings busca reducir aún más sus costos de operación.

Fuentes de El Nuevo Día, que prefirieron no ser identificadas, indicaron que ejecutivos de la corporación en Estados Unidos han contactado a los dueños de los centros comerciales en la isla para solicitarles rebajas en el contrato de arrendamiento.  “Imagínate, ¿a quién yo le voy a alquilar ese espacio? Tuve que aceptar bajarle la renta”, comentó uno de los empresarios.

Otro propietario aseveró que hace unos años había aceptado rebajarle la renta por un periodo de año y medio, con el compromiso de que la cadena volvería a pagar la renta original cuando se cumpliera el término. Sin embargo, para su sorpresa, recibió recién una llamada en la que le exigieron una rebaja adicional y de forma permanente. “Se están aprovechando de la situación, sin duda. Y han hecho lo mismo con todos o casi todos los ‘landlords’. En mi caso, van a pagar menos de $2 por pie cuadrado”, expresó, al tiempo que dijo que hace una década la empresa le pagaba cinco veces más.

Edward Lampert, presidente de Sears Holdings, logró un acuerdo a través de una afiliada de su fondo de cobertura ESL Investments para salvar unas 400 tiendas aproximadamente al ofrecer unos $5,200 millones. No obstante, en dos semanas la propuesta tiene que ser aprobada por el juez de la Corte de Quiebras del sur de Nueva York, Robert Drain, y hay acreedores no asegurados que prefieren la liquidación de la compañía. Dentro de las 400 tiendas a salvar estarían, por ahora, todas las Sears y Kmart en la isla, excepto las Kmart de San Germán, Las Catalinas en Caguas y San Patricio en Guaynabo, que cerrarán pronto.

Todos los arrendadores entrevistados por este diario dijeron estar contentos porque, al menos por el momento, se han salvado los empleos. Sin embargo, tienen reservas sobre si la corporación logrará recuperarse a largo plazo y volver a brillar como en antaño.

“Ambas cadenas son salvables, pero tienen que reestructurar la parte administrativa, sobre todo, la división de Compras. Esa es la clave, si lo hacen volverán a tener éxito; de lo contrario será difícil que saquen los pies del plato”, opinó el empresario José “Pepito” Pérez, quien es el arrendador de Kmart en Cayey desde el año 1993.

Empresas Fonalledas expresó satisfacción por los acuerdos alcanzados, pero mostró reservas sobre el futuro. “Todavía falta la aprobación de la Corte de Quiebras. Estamos cautelosos, pero nos sentimos optimistas de que todo será positivo y se salvarán los empleos”, expresó la portavoz Lorraine Vissepó.

Por su parte, César Vázquez, socio de Plaza Guayama, señaló que hay que esperar a la vista en la Corte de Quiebras para cantar cictoria. “Es prematuro saber qué va a ocurrir. Pero estoy contento de que Lampert tenga tanto interés por mantener la operación de 400 tiendas, incluyendo las de Puerto Rico”.

Mientras, Edwin Pérez, dueño de Puerto Rico Supplies y suplidor de ambas cadenas, reconoció que si Sears Holdings se liquida sería un “golpe duro” para su empresa. “Yo le vendía de $500,000 a $800,000 mensuales y de eso a nada sería fuerte”, dijo el empresario, quien le vende fragancias de prestigio a Sears, así como productos de cuidado personal y alimentos a Kmart.

“No quisiera que cierren, quiero que sean exitosos, que me paguen lo que me deben y que mantengan los empleos”, sostuvo el dueño de Puerto Rico Supplies. Sin embargo, comentó que Lampert es inversionista y no comerciante, y según él, el problema de las tiendas no es financiero, sino de mercadeo.

Para el economista Antonio Rosado, ambas cadenas gozan de buena reputación y pueden ajustar sus operaciones. “Yo les veo futuro, por lo menos, por los próximos 10 años”, afirmó.


💬Ver 0 comentarios