Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El principal oficial ejecutivo de Triple-S, Roberto García, dejó entrever que la aseguradora ya mantiene a raya el impacto que le produjo el huracán María. (Suministrada)

Triple-S Management Corp. (NYSE:GTS) cerró el tercer trimestre de este año con ingresos netos de $13.9 millones, gestión que fue factible, entre otras cosas, por mayores ingresos en el segmento de salud y primas comerciales más altas en seguros catastróficos.

El desempeño del conglomerado de seguros se tradujo en unos 51 centavos por acción diluida de cara a la pérdida de 97 centavos que registraron los accionistas de GTS el año pasado. Ello, como resultado de las reservas que creó la aseguradora para pagar las reclamaciones asociadas con el huracán María.

“Este desempeño financiero sólido estuvo motivado por una marcada mejora en nuestro segmento de cuidado coordinado, junto a resultados sólidos en nuestros segmentos de Vida y Propiedad y Contingencia”, indicó Roberto García, principal oficial ejecutivo de Triple-S, durante la conferencia trimestral de resultados con los inversionistas y analistas que siguen el desempeño de la acción en Wall Street.

Los números de Triple-S a septiembre pasado, que se encuentra en un proceso de negociación de tarifas con el gobierno para el plan Vital, contribuyeron a que su acción avanzara de manera considerable en el mercado bursátil la semana pasada.

Desde agosto pasado, la empresa ha estado bajo el candelero debido a supuestos incumplimientos cuando participó del proceso de propuestas de Vital donde resultó favorecido. La situación, que detonó una investigación interna sobre dicha contratación y las reclamaciones pendientes post-María, empujaron la acción de GTS a mínimos a principios del mes pasado.

El investigador externo contratado por Triple-S es Davis & Polk, bufete que, según el inversionista en corto The Friendly Bear, podría encarar un conflicto de interés, pues la firma de abogados ha prestado servicios a Triple-S anteriormente.

Empero, dicho evento -al parecer- quedó opacado por la gestión trimestral, y los inversionistas favorecieron la acción, que se movió al alza, casi 20% el jueves.

Al concluir la semana, el título se cotizó en $18.37, para seis semanas de ascensos consecutivos.

Durante la llamada de resultados, García dejó entrever que la aseguradora prácticamente ya mantiene a raya el impacto que le produjo el huracán María hace dos años. Esto, al indicar que luego de un análisis de las reclamaciones pendientes, no había necesidad de aumentar los estimados de pérdida bruta o las reservas para atender las reclamaciones del evento.

Al 30 de septiembre pasado, Triple-S estimaba que las pérdidas asociadas a María rondaban $967 millones. De esa cifra, se han pagado $692 millones. Triple-S todavía tiene unas 709 reclamaciones pendientes y es objeto de 396 demandas post-María.


💬Ver 0 comentarios