Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El cooperativismo como apuesta para crecer (horizontal-x3)
Ivelisse Torres Rivera, comisionada de Desarrollo Cooperativo. (Archivo/GFR Media)

Pocos conocen que hoy, primer sábado de julio, se celebra el Día Internacional del Cooperativismo proclamado así por la Asamblea General de las Naciones Unidas y celebrado desde el 1995 por decenas de países alrededor del mundo.

En Puerto Rico el movimiento cooperativo continúa sólido y ganando adeptos, incluso entre las entidades empresariales. Como muestra, la Cámara de Comercio de Puerto Rico (CCPR) apadrinó el año pasado a una cooperativa por primera vez en sus más de 100 años de fundación; se trata de la Cooperativa Agraria de Puerto Rico, conformada por 13 socios entre agricultores y profesionales que le dan servicios al sector agrícola.

Además, este año los camaristas seleccionaron a cuatro cooperativistas para que integraran la junta de directores de la CCPR, y a la Asociación de Ejecutivos de Cooperativas como una de las asociaciones afiliadas en dicha junta.

“Las cooperativas son el modelo empresarial del futuro”, sostuvo Jaime Cuevas, presidente del comité de Cooperativas de la CCPR en el más reciente foro que celebró dicho comité durante la convención anual de la entidad empresarial en días recientes.

Cuevas indicó que el cooperativismo es un movimiento de vanguardia que tiene la capacidad de darle a Puerto Rico la sostenibilidad económica que necesita. No obstante, reconoció que aún hace falta mucha educación y entendimiento entre algunos sectores de la población sobre cómo funciona el modelo.

Con Cuevas coincidió Ivelisse Torres, directora de la Comisión de Desarrollo Cooperativo (CD Coop) y presidenta de la junta de directores de la Corporación para la Supervisión y Seguro de Cooperativas (Cossec) de Puerto Rico, quien fue una de las ponentes del foro.

“Pocas personas conocen la aportación que hacen las cooperativas del país”, señaló Torres, al tiempo que aclaró la diferencia que hay entre las corporaciones con fines de lucro, las corporaciones sin fines de lucro y las cooperativas. En el modelo típico de corporación es la supremacía de la ganancia y la generación de riqueza lo que las mueve; mientras en las sin fines de lucro es la beneficencia el objetivo principal. Las cooperativas son un balance entre ambos, según la comisionada, ya que son entes privados que generan ingresos, crean empleos, pero hay participación económica de cada socio y el trabajo se mide como aportación económica.

“La gran diferencia es que en las empresas con fines de lucro, una sola persona recibe el ingreso y los demás son empleados. En las cooperativas se reinvierten las ganancias, de forma equitativa entre los socios dueños, y por ley las cooperativas tienen que hacer una aportación social”, indicó.

Negocios cooperativistas

Son muchas las empresas en la Isla que están organizadas bajo ese modelo económico. Entre ellas está Coopharma, la cadena de farmacias más grande de Puerto Rico, con casi 500. La misma se organizó para afrontar la competencia de las grandes cadenas y que amenazaban la existencia de las pequeñas farmacias de comunidad. “Coopharma es uno de los mejores modelos cooperativos en términos económicos”, dijo Torres.

FamCoop es otra cooperativa, en este caso de supermercados, creada en el año 2002 por siete dueños. Hoy son 29, los cuales tienen 38 tiendas y generan ventas ascendentes a $200 millones anuales.

Existe también un grupo de floricultores que trabajaban en una finca en Patillas y tras la muerte del dueño, se organizaron, cada cual aportó capital y crearon la cooperativa para continuar administrando el negocio. El grupo exporta sus flores a Nueva York, y cadenas hoteleras locales las encargan a la Ciudad de los Rascacielos, sin imaginar que fueron cultivadas por una cooperativa en suelo puertorriqueño, contó la Comisionada de CD Coop.

Asimismo, está el Hospital Lafayette en Patillas, el cual es el primer hospital cooperativo de Puerto Rico. Los socios, en su mayoría terapeutas, fueron desplazados del trabajo, se reinventaron y formaron la cooperativa.

Además, hay 116 cooperativas de ahorro y crédito, también en el sector de seguros como la Cooperativa de Seguros Múltiples y Cosvi, y en el sector de turismo como Tour Coop de Puerto Rico, la Cooperativa de Taxis de Puerto Rico y la cooperativa de maleteros, por mencionar algunas. “Y la mayoría de la gasolina que llega a las estaciones la transporta la Cooperativa de Camioneros de Puerto Rico”, agregó Torres.

Incluso, hay cooperativas juveniles en muchas de las escuelas del país, las cuales generan hasta $200,000 al año, dijo la Comisionada, y el 30% de ese dinero se destina, por ley, a obras de mejoramiento del plantel escolar y un 10% para aportación social. “Desde pequeños, los niños aprenden destrezas empresariales y valores y que deben aportar parte de la riqueza que generan a la comunidad”, dijo Torres.

En momentos en que en Puerto Rico se acrecenta el nivel de desigualdad y se cuestiona la falta de medidas de desarrollo económico para salir del estancamiento, es importante reconocer los fundamentos del modelo cooperativo, entre los cuales se incluyen aspecto de solidaridad y de desarrollo sostenible.


💬Ver 0 comentarios