El comisionado de Instituciones Financieras, George Joyner, se mostró complacido ayer con que la Unión Europea (UE) “corrigiera” a la Comisión Europea-y rechazara la propuesta lista de jurisdicciones de alto riesgo y que incluía a Puerto Rico. (semisquare-x3)
El comisionado de Instituciones Financieras, George Joyner, se mostró complacido ayer con que la Unión Europea (UE) “corrigiera” a la Comisión Europea-y rechazara la propuesta lista de jurisdicciones de alto riesgo y que incluía a Puerto Rico. (Teresa Canino )

El comisionado de Instituciones Financieras (OCIF), George Joyner, se mostró complacido ayer con que la Unión Europea (UE) “corrigiera” a su brazo administrativo -la Comisión Europea- y rechazara la propuesta lista de jurisdicciones de alto riesgo y que incluía a Puerto Rico.

“Creo que fue la decisión correcta”, dijo Joyner. “Era claro que el proceso en sí fue defectuoso, que no hubo comunicación con las jurisdicciones afectadas y que no hacía mucho sentido lo que hicieron”.

Ayer, de manera unánime, los 28 países que integran la UE rechazaron una lista de jurisdicciones de alto riesgo en materia de lavado de dinero y terrorismo preparada por la Comisión Europea y que tenía como fin ulterior imponer restricciones a las empresas que realicen negocios en tales países.

La lista develada a mediados del mes pasado, aumentó de 11 a 23, el número de países que desde la perspectiva de la Comisión poseen pobres mecanismos para evitar el lavado de dinero y las actividades financiación del terrorismo.

Al hacer su análisis, la Comisión incluyó a países como Arabia Saudita y Panamá, pero también a cuatro territorios estadounidenses: American Samoa, Guam, Islas Vírgenes estadounidenses y Puerto Rico.

Entonces, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos criticó la decisión del organismo, señalando que el análisis se alejaba de las prácticas y guías que decenas de países han adoptado de manera conjunta para atajar el terrorismo y el blanqueo de capitales.

Aunque durante el fin de semana se adelantaba que unos 27 de 28 países rechazarían la lista, la votación efectuada ayer en el Parlamento Europeo fue unánime. Empero, la OCIF no había logrado identificar si como parte de la votación, se produjo algún informe sobre la fallida propuesta.

“Ninguna jurisdicción es perfecta y si hubo algún informe de la votación, bienvenido será para ver cómo, si hay alguna preocupación, puede atenderse, pero era claro que (el análisis de la Comisión) tenía que devolverse a la mesa de trabajo para que lo que se haga sea transparente y para que haya diálogo con lasjurisdicciones. Por eso, el rechazo fue tan contundente”, dijo Joyner.

Pero acto seguido, Joyner reiteró que Puerto Rico nunca tuvo que figurar en la controversial lista. 

“Aquí no permitimos entidades financieras de gaveta”, insistió Joyner. “Aquí tiene que haber presencia física, empleados, oficinas para poder visitarlas y hacer auditorías. Tenemos inspecciones de reputación, civiles y criminales de las personas que integran estas entidades”.

Aunque desde el anuncio de la Comisión Europea, el Tesoro estadounidense y Joyner -como figura principal en la reglamentación del sector financiero de Puerto Rico- cuestionaron la decisión de ese organismo, el asunto no necesariamente pasó de largo.

La inclusión de la isla en la polémica lista de países de alto riesgo propició que el tema se discutiera durante la ya conocida Cumbre de Inversión de Puerto Rico.

Allí, el presidente de la recién creada Asociación de Banca Internacional, Eduardo Colón, subrayó que Puerto Rico posee una larga tradición de servicios financieros internacionales y que estas entidades se rigen bajo el marco legal estadounidense, por lo que están obligadas a adoptar la reglamentación vinculada a identificar posibles actividades de lavado de dinero o de financiación terrorista.

Asimismo, el exsecretario del Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Alberto Bacó, catalogó como un desatino la decisión del organismo europeo, en especial, porque las instituciones financieras de la isla están sujetas a la reglamentación financiera estadounidense.

Bacó destacó entonces que tampoco se justifica que se considere a Puerto Rico como una jurisdicción de alto riesgo por poseer una estructura de bajas tasas contributivas, lo que suele asociarse con paraísos fiscales.

Al presente, según datos de la OCIF, en Puerto Rico hay unas 80 entidades (entre entidades financieras o EFI y bancos internacionales o EBI) que desde Puerto Rico prestan servicios a clientes en todo el mundo.

Estas entidades están sujetas a los exámenes de la OCIF que incluyen métricas para comprobar que se toman medidas para prevenir el blanqueo de capitales. Al presente, según Joyner, la OCIF mantiene ocho ordenes correctivas de algún tipo contra entidades de este tipo operando en la isla.

Joyner sostuvo que a la fecha, la OCIF no se ha visto precisada a cerrar ninguna de estas entidades porque corrigen las fallas detectadas por los examinadores o porque antes de que se emita una orden de cierre, la entidad opta por recoger velas y entregar su autorización para hacer negocios en Puerto Rico.

En el lado opuesto, Joyner aseguró que ladecisión de la Comisión Europea -ahora fallida- no ha menguado el interés de diversos grupos para abrir una EBI o EFI en Puerto Rico. La OCIF evalúa al presente, unas 20 solicitudes y dos de estas ya recibieron autorización para comenzar los trámites de su incorporación en la isla. Completada esa etapa, la OCIF luego emite una segunda autorización para el inicio de operaciones de la entidad.


💬Ver 0 comentarios