Jerome Powell agregó que los miembros de la Fed se sienten "cómodos" con la actual política, que consideran "apropiada". (AP)

Washington - La Reserva Federal (Fed) mantuvo este miércoles sin cambios los tipos de interés entre el 2.25 % y 2.5%, pese a la insistencia del presidente Donald Trump, de que debería reducirlos, al asegurar que no hay una "fuerte justificación" para moverlos "en ninguna dirección".

"No se ve una fuerte justificación para mover (los tipos de interés) en ninguna de las dos direcciones", dijo Jerome Powell en rueda de prensa tras la decisión del banco central de dejar estable el precio del dinero.

En el comunicado de la Fed al término de la reunión de dos días de su Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en inglés) se recalcó que seguirá con su enfoque "paciente" antes de próximos movimientos en el precio del dinero.

"Seremos pacientes a la hora de determinar cuáles pueden ser los ajustes futuros al rango de tipos de interés federales apropiados para respaldar" los objetivos de máximo empleo y estabilidad de precios, apuntó la nota del banco central.

La decisión fue aprobada de manera unánime.

Powell agregó que los miembros de la Fed se sienten "cómodos" con la actual política, que consideran "apropiada".

El banco central sí que reconoció que la inflación "ha bajado o se encuentra por debajo del 2%" anual, la meta del organismo, aunque Powell indicó que responde a "factores transitorios", que espera se irán diluyendo con el tiempo.

Los últimos indicadores económicos han remarcado la buena salud de la economía, con un ritmo de crecimiento anual del 3.2% en el primer trimestre de 2019 y una tasa de desempleo que cerró en marzo en el 3.8%, en niveles no vistos en casi medio siglo.

La Fed prevé que la economía nacional se ralentice a cerca de un 2% a finales de 2019, frente al crecimiento del 2.9% registrado el pasado año.

"Mis perspectivas son positivas", apuntó Powell de cara al futuro, a la par que sostuvo que las señales más recientes desde China y Europa, tras la ralentización percibida a comienzos de año, son ahora más alentadoras.

Pese al positivo panorama económico, la Fed ha tenido que enfrentar los ataques desde la Casa Blanca, con continuas recomendaciones por parte de Trump de reducir los tipos de interés para reforzar la actividad económica, algo que ha generado inquietud en los mercados.

Su asesor económico principal, Larry Kudlow, de hecho, llegó a precisar que la rebaja debería ser en concreto de 50 puntos básicos.

"El presidente cree, y yo estoy de acuerdo, que los tipos de interés deberían ser más bajos (...) Pero puedes creer profundamente en la independencia de la Fed y tener una opinión", recalcó Kudlow en la reciente conferencia en la que restó importancia a los comentarios de Trump y al posible nerviosismo generado.

Preguntado al respecto, Powell volvió a evitar responder directamente al mandatario, quien fue precisamente quien le nominó para dirigir el organismo; e insistió en la "independencia" del banco central y su atención exclusiva a su doble mandato de promoción del empleo y la estabilidad de precios.

"Ignoramos consideraciones políticas de corto plazo", remarcó.

Los mercados reaccionaron con descensos, aunque se trató de una decisión de política monetaria que habían descontado en gran parte.

"Un crecimiento más fuerte pero una inflación más débil equivale a una Fed todavía paciente", explicó Andrew Grantham, economista mercados mundiales del banco de inversión CIBC en una nota a sus clientes.

En Wall Street, el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cerró la jornada con una bajada de 0.62 %.

La próxima reunión de la Fed tendrá lugar el 18 y 19 de junio.


💬Ver 0 comentarios