Por lo general, las personas gastan entre 1% y 3% de su ingreso anual en el cuidado de sus mascotas, según estimados. (horizontal-x3)
Por lo general, las personas gastan entre 1% y 3% de su ingreso anual en el cuidado de sus mascotas, según estimados. (Shutterstock)

Cuando de planificación financiera se trata, se menciona con frecuencia la importancia de destinar al ahorro un 10% del ingreso anual del hogar, o de separar dinero para los gastos médicos o para emergencias.

Si hay una o varias mascotas en casa, ¿qué porción del presupuesto familiar debe destinarse al cuidado de estas?

Según el consultor financiero certificado Carlos Miranda Monroig, “usualmente las personas que tienen mascotas gastan entre 1% y 3% de su ingreso anual en el cuidado de estas”.

Esa porción destinada a los animales del hogar usualmente cae bajo la categoría de gastos misceláneos cuando se está elaborando el presupuesto familiar, indicó Miranda, quien también preside la firma de planificación financiera Strategic Capital Partners.

“Tener una mascota implica incurrir en gastos anuales y es meritorio incluir esos gastos en el presupuesto familiar”, sostuvo Miranda.

Entre los gastos en que incurren los dueños de mascotas están los relacionados con la alimentación, el entrenamiento y la salud. Estos dependerán del tipo de animal, así como su edad, peso y condición física.

De acuerdo con datos revelados este año por la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento federal de Trabajo, en 2015 los hogares estadounidenses invirtieron un promedio de $528 anuales en sus mascotas, lo que equivalió al 1% del gasto promedio anual de las familias. El desglose fue el siguiente: $230 al año en alimento para animales; $133 en servicios veterinarios; $116 en medicinas, adquisición de la mascota y otros suministros, y $49 en otros servicios.

Datos de Nielsen publicados anteriormente por El Nuevo Día revelaron que en 2015 los residentes en Puerto Rico gastaron $122.2 millones solo en alimento para animales: $98.7 millones en comida para perros y $23.5 millones en el caso de los gatos.

Para no elevar más de lo necesario el costo de acoger a un animal en casa, y que al mismo tiempo goce de buena salud, el veterinario Víctor Collazo urgió a darle mayor importancia a la medicina preventiva.

“Vacunar es significativamente más económico que trabajar con una sola enfermedad que le pueda dar a la mascota”, sostuvo el experto, con práctica en el Hospital Veterinario Ponce de León, en Guaynabo.

A modo de ejemplo, explicó que “vacunar contra el parvovirus, que es un virus gastrointestinal que tiende a causar vómitos y diarreas con sangre, en la mayoría de las clínicas va a costar entre $15 y $20 y viene en conjunto con otras cuatro en una sola inyección, pero la hospitalización de un perrito con parvovirus fluctúa entre $600 a $800, si tenemos la dicha de que se salve”.

La inmunizaciones contra la rabia y la bordetella vienen en inyecciones aparte y sus precios rondan entre $15 y $20 cada una, informó Collazo.

La vacunación debe estar acompañada de otros cuidados preventivos, como el examen físico que se realiza al animal durante la consulta con el veterinario, que puede fluctuar entre $20 y $30; el examen fecal anual, que suele rondar los $15; y el análisis anual para detectar parásitos en el corazón, que cuesta entre $25 y $40.

Hay otros procedimientos preventivos más costosos, como las esterilizaciones, que pueden costar de $60 a $200, dependiendo de la edad y el tamaño del perro o gato, pero que ayudan a evitar ciertos tipos de cáncer.

La alimentación es otro factor importante. “Al darle de comer la porción correcta para el tamaño correcto del animal ahorramos un montón y evitamos enfermedades que surgen como consecuencia de la obesidad, como la diabetes, la presión alta, la artritis y enfermedades cardiacas”, dijo en referencia a que muchos dueños sobrealimentan a sus mascotas.

Collazo indicó que para saber cuál es la porción correcta para su mascota, puede consultar a un veterinario o dejarse llevar por la información que viene en el empaque de alimento.

Para ayudar a las personas a lidiar con los costos de mantener saludables a sus animales, han surgido varias opciones, informó el experto. Una de estas es Trupanion, un plan médico para mascotas que ya está disponible en Puerto Rico y cubre hasta el 90% de los gastos veterinarios. El costo de la prima mensual y del deducible puede variar según la raza, edad o condición de salud del animal. “El cliente le paga al veterinario y luego recibe el reembolso”, dijo Collazo.

Otra alternativa que mencionó es CareCredit, una tarjeta de crédito para pagar gastos veterinarios que el cliente puede solicitar en las clínicas que la tienen disponible. De aprobársele la tarjeta, la utiliza para pagarle a la clínica y luego tiene hasta seis meses para hacer pagos sin intereses. Resulta útil para costear procedimientos de emergencia, como cuando la mascota es impactada por un auto.

Lon instrumentos de ahorro a corto plazo, como las cuentas de ahorro o certificados de depósito a seis meses o un año, también pueden resultar útiles para contar con dinero para lidiar con emergencias relacionadas a las mascotas, dijo Miranda.


💬Ver 0 comentarios