Un capitán usa el nuevo sistema.
El sistema utiliza biometría facial para automatizar las verificaciones manuales de los documentos de viaje. (Suministrada)

El Negociado de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, en inglés) y Aerostar, compañía que administra el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín, anunciaron hoy, viernes, el inicio del programa de “Llegada Simplificada” con el que se espera agilizar el trámite de llegadas desde destinos internacionales.

A través de un comunicado de prensa, el CBP y Aerostar informaron que la “Llegada Simplificada” o “Llegada Simple” es un proceso de llegada internacional que utiliza biometría facial para automatizar las verificaciones manuales de los documentos de viaje y que son requeridas durante el proceso de admisión a los Estados Unidos.

“Este proceso proporciona a los viajeros un proceso sin contacto físico que agiliza aún más las llegadas internacionales a la vez que asegura el cumplimiento con un mandato del Congreso donde se exige la registración biométrica de todas las entradas y salidas del país”, reza el comunicado.

“La llegada simplificada es un proceso seguro, eficiente e intuitivo que ofrece una experiencia perfecta para los viajeros que llegan a los Estados Unidos”, dijo, por su parte, Gregory Alvarez, director de operaciones de campo de San Juan. “CBP está utilizando una tecnología precisa y confiable para verificar la identidad mientras protege la privacidad de todos los viajeros”, abundó.

¿Cómo funciona el nuevo programa de “Llegada simplificada”?

Según el CBP, la llegada simplificada solamente utiliza el proceso de comparación facial biométrica en el momento y lugar donde los viajeros ya están obligados por ley a verificar su identidad presentando un documento de viaje.

1. Cuando los viajeros lleguen a SJU (siglas que identifican al aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín) en un vuelo internacional, se detendrán para tomar una foto en el punto de inspección principal.

2. El proceso de comparación facial biométrica de CBP comparará la nueva foto del viajero con una pequeña galería de imágenes de alta calidad ya proporcionadas al gobierno, como lo son las fotos de pasaporte y visa. Los visitantes extranjeros que ya hayan entrado a los Estados Unidos no necesitarán proporcionar huellas dactilares, ya que su identidad será confirmada través del mismo proceso de comparación facial.

El proceso combina uno de los algoritmos de comparación facial mejores clasificados de la industria (según lo evalúa el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología) con oficiales de CBP capacitados para verificar la autenticidad de los documentos de viaje.

3. Si los rasgos faciales del viajero no coinciden con los de la foto registrada mediante el proceso de llegada simplificada, el viajero pasará por el proceso de inspección tradicional de acuerdo con los requisitos existentes para ingresar a los Estados Unidos.

4. Los viajeros que deseen optar por no participar en el nuevo proceso biométrico pueden notificar a un oficial de CBP cuando se acerquen al punto de inspección principal. Estos viajeros deberán presentar un documento de viaje válido para la inspección de un oficial de CBP y serán procesados de acuerdo con los requisitos existentes para la admisión a los Estados Unidos.

El nuevo programa de “llegada simplificada” se probó en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín durante el pasado 28 de enero para los viajeros que salían de San Juan a Panamá a través de Copa Airlines.

El CBP afirmó que está comprometido con sus obligaciones de privacidad y tomó medidas para salvaguardar la información personal de todos los viajeros. Además, informó que se emplearon estrictas medidas de seguridad técnica y se limitó la cantidad de información de identificación personal utilizada en el proceso biométrico facial. Las nuevas fotos de ciudadanos estadounidenses se eliminarán en 12 horas. Las fotos de la mayoría de los ciudadanos extranjeros se almacenarán en un archivo seguro del Departamento de Seguridad Nacional.

“CBP, junto con los distintos aeropuertos y aerolíneas están expandiendo el uso de biometría facial a través de asociaciones público-privadas no solo para estar en cumplimiento con lo establecido por el Congreso de los Estados Unidos, sino también para garantizar un proceso más avanzado y sin contacto físico donde se requiera verificación de identidad para viajes internacionales”, establece el comunicado de la agencia.

El proceso de llegada simplificada complementa el abordaje por comparación facial biométrica que también asegura que el proceso de salida desde los Estados Unidos sea mucho mas avanzado y rápido.

Hasta la fecha, más de 66 millones de viajeros han participado en el proceso de comparación facial biométrica en los diferentes puertos de entrada tanto aéreos, como terrestres y marítimos, según el CBP. Desde septiembre de 2018, CBP aprovecha la biometría facial para evitar que casi 500 impostores ingresen ilegalmente a los Estados Unidos mediante el uso de documentos de viaje originales emitidos a otras personas.

💬Ver comentarios