El funcionario agregó que el nuevo pico de contagios en Florida también influyó en la decisión, pues gran parte de los vuelos que se reciben en el Rafael Hernández y el Mercedita provienen de ese estado. (Jorge A Ramirez Portela)

La reanudación de llegadas de vuelos comerciales a los aeropuertos Rafael Hernández, en Aguadilla, y Mercedita, en Ponce, fue pospuesta para el 5 de agosto, reveló el director ejecutivo de la Autoridad de los Puertos, Joel Pizá Batiz.

En junio pasado, la corporación pública anunció que ambos aeropuertos volverían a recibir vuelos de pasajeros a partir de este lunes, 6 de julio, pero esta semana dio a conocer que aplazó la reapertura por un mes, decisión que pudiera poner en riesgo la continuidad de las rutas que conectan a Ponce y Aguadilla con varios destinos de los Estados Unidos.

“Ya las instalaciones estaban casi listas para recibir de nuevo los vuelos comerciales, pero decidimos posponer la fecha para uniformar el método de rastreo de viajeros y dar tiempo a que la nueva ola de contagios de COVID-19 en Florida disminuya”, explicó Pizá.

Detalló que, como el 15 de julio entrará en vigor la orden ejecutiva que dispone las nuevas reglas que deben seguir los viajeros al ingresar a la isla a través del aeropuerto Luis Muñoz Marín, en Isla Verde, el gobierno decidió primero refinar estos procesos en una sola instalación aeroportuaria, antes de replicarlos en Aguadilla y Ponce.

El funcionario agregó que el nuevo pico de contagios en Florida también influyó en la decisión, pues gran parte de los vuelos que se reciben en el Rafael Hernández y el Mercedita provienen de ese estado.

Ambos aeropuertos dejaron de recibir aviones comerciales desde finales de marzo, cuando la Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés) aprobó la solicitud del gobierno para redirigir todos los vuelos de pasajeros al aeropuerto Luis Muñoz Marín y así facilitar el cernimiento de viajeros y evitar la entrada de personas enfermas de coronavirus COVID-19.

Pizá admitió que aplazar por un mes más la llegada de vuelos comerciales a Aguadilla y Ponce pudiera poner en riesgo la continuidad de estos vuelos. “Existe el riesgo real de que alguna ruta pueda cancelarse, pero a veces hay que tomar decisiones difíciles”, reconoció, aunque confía que se mantendrán.

De hecho, la aerolínea JetBlue había anunciado que iba a retomar sus vuelos desde Ponce y Aguadilla a partir de julio, pero ahora quedan pospuestos para agosto.

Hasta ahora, está previsto que Ponce reabra en agosto con un vuelo diario de JetBlue a Orlando, Florida. Pizá indicó que en Aguadilla se planifica que tres líneas aéreas reanunden sus labores: Spirit (con vuelos diarios a Ft. Lauderdale y Orlando), United (con un vuelo a Newark; los viernes, sábados y domingos) y JetBlue (con rutas a Nueva York y Orlando).

Anticipó que cuando los aeropuertos de Aguadilla y Ponce vuelvan a recibir vuelos comerciales, se seguirán allí los mismos procesos que entrarán en vigor el 15 de julio en el aeropuerto Luis Muñoz Marín.

“Los viajeros que vuelen a Ponce y Aguadilla deberán acceder a la misma página web que usarán los que vayan al aeropuerto Luis Muñoz Marín para llenar la declaración de viajero”, resaltó Pizá, sobre un portal que aún no está listo.

“Todos deben usar mascarillas y mostrar un resultado negativo de una prueba molecular realizada hasta 72 horas antes del viaje o permanecer en cuarentena mandatoria de 14 días”.

“El que no venga con una prueba molecular negativa, recibirá un referido médico para que se haga la prueba a su propio costo y deberá estar en cuarentena hasta que reciba el resultado”, detalló.

“Habrá pruebas serológicas en el aeropuerto para los que tengan síntomas visibles, incluyendo en Aguadilla y Ponce”.

Añadió que ambas instalaciones contarán con cámaras termográficas para captar la temperatura de los pasajeros, así como pegatinas en el suelo y barreras de plexiglás en los mostradores para fomentar el distanciamiento entre personas. La Guardia Nacional también estará a cargo del cernimiento a los viajeros.

Tardarán en llegar los cruceros

A largo plazo, dijo que se planifica tomar medidas similares en los muelles cuando se reanude la llegada de barcos cruceros al Viejo San Juan, lo que espera que ocurra a finales de 2020 o a principios de 2021. “Muchas líneas de cruceros han decidido cesar operaciones hasta el 15 de septiembre”, dijo Pizá.

“Estamos preparando los muelles con cámaras infrarrojas (para tomar temperatura), pegatinas para el suelo y túneles de desinfección”, adelantó el funcionario. “Se está hablando de, en una primera fase, desalentar el libre movimiento de turistas de cruceros por el Viejo San Juan y fomentar que recorran la zona con excursiones guiadas. No hay nada escrito aún, pero estamos ponderando alternativas que nos permitan facilitar el rastreo adecuado de los visitantes”.

También dijo que la Autoridad de los Puertos se mantiene pendiente a las conversaciones que mantienen las líneas de cruceros con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), quienes se espera que lleguen a acuerdos acerca de las nuevas medidas que el gobierno federal le requerirá a la industria para operar en jurisdicciones estadounidenses, como Puerto Rico.