Hasta ahora Southwest había sino una de las pocas aerolíneas que no había recurrido a los despidos como medida para frenar el impacto económico del COVID-19.

Southwest Airlines, la cuarta aerolínea estadounidense, ha pedido a sus empleados que acepten bajarse el sueldo con el fin de evitar bajas forzadas y despidos como consecuencia de la crisis del coronavirus.

La empresa, en un vídeo hecho público el lunes, hizo un llamamiento a los sindicatos que representan a alrededor de un 80 % de sus trabajadores para alcanzar un acuerdo antes del próximo 1 de enero.

Los empleados cuyos contratos no están cubiertos por acuerdos sindicales verán su sueldo recortado un 10%, según explicó el consejero delegado, Gary Kelly, quien anunció que no cobrará nada de su salario base durante 2021.

“Es un sacrificio compartido y este es el tipo de empresa que creo que está lista para ello”, defendió este martes Kelly en una entrevista en el canal financiero CNBC.

Southwest Airlines se jacta de nunca haber llevado a cabo bajas forzadas o despidos y se ha comprometido a evitar ese tipo de medidas durante este año, en contraste con otras aerolíneas que ya están haciendo importantes recortes de empleos.

En el caso de Southwest, casi un tercio de la plantilla ha optado por acogerse a un programa de salidas incentivadas y de permisos a largo plazo, según informó la empresa el pasado julio.

Unas 4,400 personas decidieron acogerse a prejubilaciones o salidas incentivadas, mientras que otros 12,500 optaron por bajas con mantenimiento parcial del salario o seguro médico de hasta 18 meses.

Pese a ello, la compañía considera que las cifras siguen sin cuadrar dado el desplome de la demanda aérea que ha provocado la pandemia y la falta de acuerdo en el legislativo estadounidense para un nuevo paquete de ayudas a la industria.

Según Kelly, las pérdidas trimestrales de Southwest pueden situarse en “miles de millones de dólares” hasta que haya una vacuna contra el coronavirus que haya sido ampliamente distribuida, probablemente hasta bien entrado 2021.

En sus declaraciones a CNBC, el consejero delegado aseguró que si finalmente el Congreso de Estados Unidos aprueba más ayudas para las aerolíneas, se daría marcha atrás con los recortes de sueldo.

Las aerolíneas estadounidenses recibieron un rescate de $25,000 millones pertenecientes a los dos billones del mayor paquete de estímulo económico de la historia del país, aprobado en marzo pasado.