Joe Biden (izquierda) y Bernie Sanders se saludan luego de un debate demócrata. (Archivo / AP)

Washington — El casi seguro nominado presidencial demócrata Joe Biden aceptó permitir que su exrival en las primarias Bernie Sanders se quede con centenares de delegados que de otra manera habría perdido al dejar la contienda presidencial, en un acuerdo trabajado para evitar los resentimientos que afectaron al partido en el 2016 y contribuyeron a la derrota de Hillary Clinton en los comicios.

Bajo las reglas del partido, Sanders debería perder una tercera parte de los delegados que ha ganado en las primarias al proseguir el proceso y los estados seleccionan a las personas que participarán en la Convención Nacional demócrata. Las reglas señalan que esos delegados deben ser partidarios de Biden, toda vez que él es el único candidato activo por la nominación.

Pero en un memorándum obtenido por The Associated Press, la campaña de Biden dice que trabajará con Sanders y los partidos estatales para cubrir esas posiciones con partidarios de Sanders. El memo conjunto de las campañas de Biden y Sanders era enviado a los partidos demócratas estatales este jueves.

“Debemos derrotar a Donald Trump en el otoño y pensamos que este acuerdo ayudará a unificar el partido para sacar a Trump de la Casa Blanca y no solamente reconstruir Estados Unidos, sino transformarlo”, dijeron las dos campañas en una declaración conjunta.

Hasta cierto punto, el conteo de delegados es puramente académico. Aunque Biden no ha alcanzado formalmente el total de 1,991 delegados necesarios para llevarse la nominación demócrata en la primera votación en la convención -prácticamente- tiene asegurada la candidatura. Todos sus rivales — incluyendo Sanders — le han dado su respaldo tras concluir sus propias campañas.

El acuerdo, sin embargo, es un paso importante en los dos campos para evitar la acritud entre el “establishment” demócrata y los insurgentes progresistas que marcó la pelea de las primarias del 2016 entre Sanders y Clinton, la eventual nominada. Clinton y Sanders se disputaron delegados hasta el final del calendario de primarias y seguidamente forcejearon sobre la plataforma del partido y las reglas hasta bien avanzado el verano.

Biden y sus asesores han estado tratando de evitar la desunión que dejó a Clinton incapaz de atraer a algunos partidarios de Sanders a su campaña otoñal. Sanders, igualmente, prometió desde que suspendió su campaña y dio su respaldo a Biden hace semanas que haría todo lo posible para ayudar a Biden a vencer a Trump en noviembre.


💬Ver 0 comentarios