Trump ordenó a sus empleados el uso de mascarillas en la Casa Blanca. (AP)

Washington - Las muertes por coronavirus en Estados Unidos superaron hoy las 80,000 – alrededor de un 28% de las ocurridas en todo el mundo -, en momentos en que dos funcionarios de la Casa Blanca han dado positivo al novel virus y se elevan las precauciones en la mansión presidencial.

Después que dos funcionarios de la Casa Blanca arrojaran positivo al coronavirus, el presidente Donald Trump dijo que ordenó a sus empleados el uso de mascarillas en la Casa Blanca, incluso cuando entran a su despacho.

Trump, sin embargo, no utilizó mascarillas al presentarse esta tarde a una conferencia de prensa en la que habló de los esfuerzos para incrementar las pruebas de detección de la enfermedad.

“No estoy (aquí) cerca de nadie”, dijo, al dar a conocer un plan por el cual se busca enviar 12.9 millones de pruebas moleculares a los estados y territorios.

Bajo la más reciente legislación de estímulo económico, el Congreso asignó $11,000 millones para los gobiernos estatales incrementar las pruebas de detección del virus. La Casa Blanca dijo que el dinero se distribuirá a base de la prevalencia de casos.

CNN indicó además que el vicepresidente Michael Pence – cuya secretaria de prensa, Katie Miller, dio positivo el viernes al coronavirus-, fue hoy a la Casa Blanca sin utilizar mascarillas.

Aunque llegó a decir que “hemos prevalecido” en el suministro de pruebas de detección del coronavirus, Trump afirmó que con más de 80,000 muertes ocurridas en Estados Unidos no estaba proclamando “misión cumplida”.

Para Trump, los dos casos positivos de coronavirus en la Casa Blanca, que incluyen a la secretaria de Prensa del vicepresidente Michael Pence, Katie Miller, no reflejan la vulnerabilidad de reabrir la economía en estos momentos.

El otro caso conocido de coronavirus en la Casa Blanca es de un ayudante personal del presidente Trump, quien ha querido avivar que los gobiernos estatales y locales suavicen las normas que por semanas obligaron a gran parte de las personas a quedarse en casa.

Miller ha sido portavoz del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus.

Este fin de semana, tres prominentes miembros del grupo de trabajo, incluido el epidemiólogo federal Anthony Fauci, decidieron aislarse durante 14 días por haber estado en contacto con una persona que dio positivo al coronavirus, que se presume es Miller.

Los otros dos funcionarios que decidieron colocarse en cuarentena son el director del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, y el jefe de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), Stephen Hahn.

En el Senado, el republicano Lamar Alexander (Tenesí) también anunció que estará en aislamiento, luego de que un asesor arrojara positivo al novel virus.

Alexander presidirá mañana una audiencia a través de la internet en la que tienen previsto declarar a distancia Fauci, Redfield y Hahn.

Los casos de coronavirus han generado preocupación entre los empleados de la Casa Blanca.

“Da miedo ir a trabajar", reconoció el domingo Kevin Hassett, un asesor económico del presidente Trump, entrevistado en el programa "Face the Nation" de la cadena CBS. “Estaría mucho más seguro si estuviera sentado en caso en vez de tener que ir a trabajar” a la Casa Blanca, sostuvo.

Hassett indicó que el ala oeste de la Casa Blanca, donde está el despacho del presidente de Estados Unidos, “es un lugar pequeño y lleno de gente”, pero consideró que tiene que estar allí como parte de su responsabilidad laboral.

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins, hay sobre 1.34 millones de casos de coronavirus en Estados Unidos, más de un tercio de los cerca de 4.15 millones conocidos a nivel mundial.

Las muertes rondaban esta tarde las 80,100.

Hace ocho semanas, las muertes confirmadas por coronavirus en Estados Unidos rondaban las 65.

Al mismo tiempo, el más reciente análisis del Instituto de Métrica y Evaluación de Salud de la Universidad de Washington – el cual ha utilizado como modelo la Casa Blanca-, elevó de 134,475 a 137,184 el potencial de muertes hasta el 4 de agosto.

Antes de que la mayoría de los estados comenzaran a reabrir gradualmente los comercios, el modelo de la Universidad de Washington calculaba que el total de muertes hasta principios de agosto rondaría los 72,400.


💬Ver 0 comentarios