(semisquare-x3)
(AP)

Washington - La Casa Blanca afirmó hoy que sigue comprometida con la recuperación de Puerto Rico, pero que vela porque no se utilice dinero de los “contribuyentes” estadounidenses para aliviar una crisis económica que tiene sus raíces en gastos excesivos del gobierno de la isla.

“La isla ha recibido un apoyo sin precedentes y está en camino de recibir decenas de miles de millones de dólares de los contribuyentes. Sin embargo, la administración (del presidente Donald) Trump no cargará a los contribuyentes la corrección  de una crisis que tiene su base en décadas de gastos que han dejado a la isla con problemas económicos muy arraigados”, indicó Judd Deere, portavoz de la Casa Blanca.

Las expresiones del portavoz de la mansión presidencial tienen lugar un día después de que el presidente Trump acudiera a la reunión del caucus republicano del Senado para acentuar que Puerto Rico ha recibido demasiado dinero para mitigar el desastre causado por el huracán María, en comparación con los estados de Texas y Florida.

Un funcionario federal dijo que el presidente Trump presentó en la reunión una tabla en la que sostiene que las asignaciones prometidas a Puerto Rico para atender los daños causados por el huracán María ascienden a $40,000 millones, mientras que Texas ha obtenido, tras el huracán Harvey, $25,000 millones.

Los huracanes María y Harvey son considerados los más devastadores de los últimos años.

Los datos que han ofrecido funcionarios federales no dividen las asignaciones por áreas y no necesariamente toman en cuenta el nivel de mitigación que han ofrecido las aseguradoras, incluida el fondo para atender inundaciones de FEMA.

Durante meses, Trump ha expresado el temor de fondos asignados a Puerto Rico para mitigar desastres naturales puedan terminar ayudando a pagar la deuda del gobierno de la isla con sus acreedores.

Anoche, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares describió como indignos e irresponsables las expresiones que habría hecho el presidente Trump el martes ante el caucus republicano.

Rosselló Nevares recordó que desde enero, cuando se multiplicaban los informes de que el presidente Trump ha buscado frenar o limitar las asignaciones a la Isla, ha solicitado, sin éxito, una reunión con el inquilino de la Casa Blanca.

Cuando le recordó el asunto en una cena para gobernadores a finales de febrero, el presidente Trump le indicó que buscaría atender el tema a su regreso de Hanoi, Vietnam, donde se reunió con el líder norcoreano Kim Jong Un entre el 27 y 28 de aquel mes.

Deere sostuvo que la Casa Blanca ya había ayudado a coordinar “reuniones importantes entre el gobernador Rosselló, y HUD (el Departamento de Vivienda federal) y los líderes de FEMA”.

El portavoz de la Casa Blanca afirmó que pueden ayudar al gobernador a tener otras reuniones en abril con funcionarios del gobierno de Trump, pero no se comprometió a un encuentro entre el gobernador y el presidente de EE.UU.

“Entendemos que el Gobernador no visitará (Washington) hasta más tarde en abril y esperamos con interés una vez más ayudar a coordinar conversaciones productivas con los líderes de la administración (Trump) para hablar sobre la recuperación de la isla”, agregó Deere, al responder preguntas de El Nuevo Día.

Entre las críticas que el gobierno de Trump le hace al gobierno de Puerto Rico, según fuentes está, el que “aún tienen que presentar un plan que permita arreglar su infraestructura eléctrica” y el hecho de que FEMA ha clasificado al gobierno de la Isla como una jurisdicción de “alto riesgo”.

Los comentarios del gobierno de Trump se dan en momentos en que la mayoría republicana estadounidense intenta aprobar su propio proyecto dirigido a mitigar recientes desastres naturales, el cual incluiría $600 millones en nuevas asignaciones de asistencia alimentaria para la Isla.

La medida, según la versión presentada hace unas semanas por senadores republicanos, también otorgaría al país $5 millones para financiar un estudio sobre el impacto de la asistencia nutricional de emergencia otorgada a la isla tras María.

Pero, el proyecto republicano no incluye otras iniciativas para la Isla que son parte de proyecto demócrata aprobado en enero pasado en la Cámara de Representantes: una nueva dispensa en el pareo de fondos de FEMA para el reembolso de los costos de medidas de emergencia y recogido de escombros; y $25 millones para ayudar a financiar la restauración del Caño Martín Peña.

El director de Comunicaciones del Comité de Asignaciones de la Cámara baja, Evan Hollander, dijo ayer que si el Senado aprueba el proyecto republicano, llevarán los temas de Puerto Rico a un comité de conferencia del Congreso.

El gobernador Rosselló Nevares ha acentuado que las expresiones de Trump están “por debajo de la dignidad” de la presidencia de EE.UU. y afirmado que “nada menos” que lo aprobado en la Cámara baja sería inaceptable.

El senador republicano David Perdue (Georgia), sin embargo, sostiene que su proyecto tiene el respaldo de la comisionada residente en Washington, Jenniffer González.

Recientemente, González – quien no ha hecho comentarios en las últimas horas-, dijo que apoyaba el proyecto republicano para que fuera a conferencia, y pudiera ser armonizado con la legislación cameral.

Esta mañana, al abrir los trabajos del día en el Senado, el líder de la minoría demócrata, Charles Schumer (Nueva York), condenó las renovadas intenciones del presidente Donald Trump de limitar las asignaciones de emergencia a Puerto Rico, tras el huracán María.

“Lo que hace el presidente es desgraciado…Se trata de ciudadanos estadounidenses, no de gente de tierras extranjeras. No podemos tomar decisiones a base de quien vota o no por nosotros, o porque no nos gusta un funcionario electo…Lo que hace el presidente es inaceptable y antiestadounidense”, indicó Schumer.

Schumer, al mismo tiempo, exhortó a la mayoría republicana a resolver el tranque sobre un nuevo proyecto de asignaciones para mitigar recientes desastres naturales acogiendo las propuestas para la Isla que fueron aprobadas en la Cámara de Representantes.

Aunque republicanos del Senado han indicado que como parte de toda la legislación, el presidente Trump está dispuesto a aceptar los $600 millones en asistencia nutricional, un funcionario de su gobierno indicó que toman en cuenta que el gobierno de Puerto Rico ya ha ajustado el programa del PAN para seguir atendiendo a las cerca de 300,000 personas que reciben los beneficios después del huracán María.


💬Ver 0 comentarios