Charles Schumer (Nueva York), líder de la minoría demócrata del Senado. (Senate Television via AP)

Washington - Aunque han fallado, por segundo día, en llegar a un acuerdo bipartidista sobre el proyecto de estímulo económico que enviará cheques a los ciudadanos para mitigar la crisis que causa el coronavirus, el liderato del Congreso seguía optimista de que tendrá un proyecto final este fin de semana para ser aprobado a partir del lunes.

“Se ha trabajado de forma bipartidista, para mi sorpresa y deleite”, indicó esta noche el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York).

Schumer sostuvo en CNN que ante la escasez de equipos de protección para los trabajadores de la salud y el número de pacientes que pueden surgir en EE.UU., donde ya se han detectado sobre 21,000 casos de coronavirus, se requiere “un plan Marshall para los hospitales”.

El número dos de la mayoría republicana del Senado, John Thune (Dakota del Sur), dijo a Politico que como parte de las transacciones que se hacen, “los demócratas han obtenido algunas de las cosas que han reclamado”, como una ayuda inmediata a los individuos, protecciones para los trabajadores de la salud y mayor asistencia a las pequeñas empresas.

Hay aún diferencias sobre el financiamiento a incluir en el programa de seguro por desempleo.

“Hemos tenido negociaciones muy fructíferas y mucho acuerdo bipartidista. Hay algunos problemas pendientes que aún deben resolverse. Pero todas las partes entienden la urgencia de la situación, por lo que estoy optimista de que pronto podremos finalizar un paquete legislativo sobre un plan para salvar la economía y proteger a los estadounidenses”, señaló, por su lado, el presidente del Comité de Finanzas del Senado, el republicano Charles Grassley (Iowa).

Robert Greenstein, presidente del grupo de estudio Centro de Prioridades Presupuestarias y de Política Pública (CBPP), indicó que se prevé un consenso bipartidista para que los ciudadanos con menos ingresos reciban la misma cantidad de dinero que los que tienen salarios más altos.

Greenstein criticó que la legislación republicana presentada el jueves propusiera limitar el acceso de los que menos ganan a un cheque de $1,200 e impulsara no darle nada a los que tuvieron un ingreso de menos de $2,500 en 2018.

Mientras se propone que el Servicio de Rentas Internas (IRS) o los gobiernos estatales faciliten el depósito automático de los cheques, el Congreso debe facilitar que oficinas federales que sirven a la población desventajada utilicen sus sistemaspara hacer llegar el dinero a los que no rinden planillas federales, indicó Greenstein.

El director del Concilio Económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, no ha descartado que el costo del proyecto se eleve a $2 billones (trillions en inglés), casi duplicando la propuesta original de los republicanos del Senado.

El proyecto de ley de la mayoría republicana del Senado, que es la base para las negociaciones, persigue que una mayoría de los residentes de Estados Unidos y sus territorios puedan recibir entre $600 y $1,200 si no tuvieron ingresos de más de $75,000 en 2018, el año base para determinar el total de dinero que enviará el Tesoro federal.

Para matrimonios que rinden sus planillas de forma conjunta el cheque puede alcanzar los $2,400 si sus ingresos no superaron en aquel año los $150,000.

Los contribuyentes recibirían otros $500 por cada niño dependiente, según la legislación republicana, divulgada el jueves por el presidente del Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos, el republicano Charles Grassley (Iowa).

Para los individuos que devengaron más de $75,000 en 2018 y las parejas que ganaron sobre $150,000, el cheque se verá reducido en $5 por cada $100 adicionales, hasta desaparecer al llegar a $99,000 y $198,000 respectivamente.

Los que aportaron poco en contribuciones sobre ingresos, recibirían un cheque de $600, la misma cantidad que se propone para los jubilados y veteranos de las Fuerzas Armadas, según Grassley.

Pero, de acuerdo con Paul Van de Water, también del CBPP, cuando Grassley habla de los que pagan poco en contribuciones sobre ingresos puede estar refiriéndose, entre otros casos, a familias que ganaron $35,000 en 2018.

En Puerto Rico, en 2018, el 52.6% de los individuos no reportaron salarios y jornales, un 25.2% informó entre $2,501 y $34,999, y solo el 6.2% ganó más de $35,000, indicó el profesor Héctor Cordero Guzmán, de la Escuela de Asuntos Públicos del Baruch College, en Nueva York.

La jefatura del Comité de Finanzas del Senado ha indicado que en Puerto Rico los ciudadanos recibirán el dinero a base de sus tributos al gobierno de la Isla, como se hizo cuando se distribuyeron cheques durante la crisis financiera de 2008.

Mientras, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, solicitó que en el proyecto de estímulo económico se incluya autorizar que Puerto Rico, para optar por el financiamiento de FEMA, pueda comprar los equipos de protección personal – como máscaras y guantes-, fuera de Estados Unidos, sin tener que hacer gestiones primero en los estados.

También reclamó que la legislación asigne fondos para los hospitales de Puerto Rico poder comprar esos equipos.

En una carta al liderato del Congreso, González también pidióapoyo para las universidades y colegios universitarios de la Isla.


💬Ver 0 comentarios