Los directivos de los hospitales temen que al llegar el momento crítico de la emergencia no tengan equipos suficientes. (AP)

Washington - Los hospitales en Estados Unidos se han enfrentado en los pasados días a una escasez severa y general de suministros médicos fundamentales para hacerle frente a la emergencia del coronavirus, que se ha cobrado la vida de más de 10,700 personas en este país.

Un informe del Inspector General del Departamento de Salud estadounidense confirmó este lunes las denuncias que desde hace varios días han hecho profesionales de la salud.

El informe advirtió que desde las entrevistas hechas entre el 23 y 27 de marzo a funcionarios de más de 300 hospitales en 46 estados, Washington D.C. y Puerto Rico, los retos de algunas instituciones hospitalarias “pueden haber empeorado y otros pueden haber mejorado”.

De acuerdo con la Oficina del Inspector General de Salud federal, por ejemplo, el administrador de un hospital indicó que antes del brote del coronavirus, utilizaban 200 mascarillas al día y ahora requieren 2,000.

Los directivos de los hospitales temían -además- que al llegar el momento crítico de la emergencia no tuvieran ventiladores suficientes.

En su sesión informativa de hoy, el presidente Donald Trump rechazó los hallazgos de la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud de Estados Unidos, preguntando quien nombró a la autora, la inspectora general adjunta Christi Grimm.

“¿Escuché la palabra inspector general? ¿De verdad?... ¿Podría entrar la política en esto?”, preguntó Trump, quien cesó hace unos días al inspector general de la comunidad de inteligencia que entregó al Congreso la querella del denunciante anónimo que generó el proceso de destitución en su contra.

El propio Trump nombró a Grimm en enero pasado como inspectora general adjunta de Salud, pero al enterarse que la funcionaria también trabajó para la administración de Barack Obama implicó que se trataba de un informe matizado por el partidismo.

El secretario adjunto de Salud federal Brett Giroir, a cargo del Cuerpo Regular de Salud Público, consideró que la Oficina del Inspector General – que debe trabajar independiente a la estructura de Salud federal-, debió informarle de inmediato de la escasez que denunciaban los hospitales y no esperar a publicar el informe.

La doctora Debora Birx, coordinadora del grupo de trabajo de la Casa Blanca sobre el coronavirus, habló, sin embargo, de los reportajes que ha visto en los que los trabajadores de la salud reportan los difíciles momentos a que se enfrentan.

Según Trump, esta semana debe comenzar la distribución de una primera partida de $30,000 millones de la asignación de $100,000 millones que incluyó la ley de estímulo económico federal para asistir financieramente a los hospitales.

Esta noche, los casos confirmados de coronavirus en Estados Unidos superaron los 364,000, y las muertes las 10,700.

En Nueva York, el epicentro de la emergencia, el gobernador Andrew Cuomo indicó que hasta esta mañana ninguna persona ha muerto en Nueva York durante esta crisis por no tener acceso a un respirador, a una cama en el hospital o por falta de personal médico.

Por ahora, Cuomo afirmó que el total de ventiladores permite cumplir con las necesidades, luego de recibir respiradores de los estados de Washington, Oregón y California. El gobernador consideró que las muertes en Nueva York pueden estar alcanzado su pico.

Los casos de coronavirus reportados el sábado fueron 630, un total que bajó a 594 el domingo y a 599 el lunes. En total, hasta temprano el lunes, el total de muertes en el estado de Nueva York era de 4,758.

En las próximas horas, el barco hospital USNS Comfort – que estuvo en Puerto Rico después del huracán María-, comenzará finalmente a recibir pacientes de coronavirus, un reclamo que habían hecho los gobernadores de Nueva York y Nueva Jersey.

Pero, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, afirmó que debido al alto número de muertes que han ocurrido – que alcanzaban en horas de la mañana las 2,475-, tiene a las autoridades contemplando enterrar personas temporalmente en parques de la ciudad.

Cuomo extendió hasta finales de mes la orden para que las personas que no tienen funciones esenciales relacionadas a esta crisis permanezcan en sus casas. Las escuelas del estado también seguirán cerradas hasta el 29 de abril.

En sus tuits y la sesión informativa, Trump dedicó parte de su tiempo a atacar a los periodistas y la oposición política.

El presidente Trump abrió la sesión enviando un mensaje de pronta recuperación al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, quien como él estuvo un tiempo minimizando la emergencia del coronavirus. “Es un tipo fantástico”, indicó Trump.


💬Ver 0 comentarios